Trump contra la bestia abstracta

Donald Trump descerraja que la prensa está fuera de control y desde acá abajo, en el sur, muchos nos alegramos y nos disponemos a seguir disfrutando de una confrontación entre gigantes sin precedentes. Es que tiene razón el magnate que preside la gran potencia del norte cuando denuncia el descontrol en el que están los grandes medios ¿Cómo podrían estar de otra manera si hace años se ganaron el control de las mentes del mundo? Lo más probable es que Trump siga usando munición gruesa pero sólo hasta que llegue la paz, fruto de una negociación que no debe estar tan lejana.

Lo importante es ver cómo una interna al interior del bloque de poder mundial puede llegar a tener los picos de agresividad que estamos viendo. Si algo ha caracterizado tanto a gerardofernandez.net como al blog Tirando al Medio, ha sido la denuncia constante de un sistema de medios que tanto a niveles nacionales como en el internacional, si bien tuvo gran importancia desde un comienzo, ahora se ha transformado en la fuente de poder más virtuosa, lejos. Cien años atrás, el poder en una pequeña ciudad lo detentaban, además de las grandes familias, los comerciantes poderosos, el comisario, el cura y director del semanario, que tenía la potestad de contar cómo eran las cosas, por supuesto que desde su punto de vista. Quienes venimos de pueblos chicos lo hemos palpado año tras año. Lo que está sucediendo entre Trump y los medios es una compleja puja desde dentro de un mismo bloque de poder, esto nunca hay que perder de vista. No bien los grandes medios acepten algunos planteos del presidente y éste ceda en consonancia, la crisis pasa a otra fase y seguro que sale del debate público. Es que no es que vean las cosas de manera diametralmente opuesta, la puja pasa por cómo se las cuenta, nada más. Donald Trump logró un récord: llegar a la Casa Blanca enemistado con la mayoría de los grandes medios. Este dato no es poca cosa ya que muestra que pese al poder que detenta, el sistema de medios aún no está en condiciones de frenar un ascenso disruptivo y eso es una muy buena noticia. ¿Alguien se imagina la durabilidad en el poder de Macri si Clarín/LaNación deciden darle la espalda?

Esta interna en el corazón del poder sirve fundamentalmente para que aquellos que dudan de las aseveraciones sobre el poder de los medios comprueben en la realidad su existencia. Quizá esta sea una de las pocas ocasiones que tenga la humanidad para ver en vivo y en directo cómo las abstracciones se concretizan, porque nada hay más complejo para el que critica al sistema de medios que hacerle entender al lector una serie de razonamientos que pertenecen al espacio de la abstracción. La crítica abstracta, teórica, está teniendo un aliado impensado en Donald Trump, que concretiza a cada rato todas las elaboraciones y literatura sobre los medios. Marshall McLuhan nos iluminó cuando, entre otras certezas, escribió que si un árbol se caía en medio de un bosque pero eso no era filmado por una cámara, se podía poner en duda que efectivamente esa caída hubiese sucedido. Esta genial simplificación de un hecho mundano iluminó el análisis de medios y sirvió para entender cómo se iba montando el poder mediático, el “te mostramos todo” hasta nuestros días, donde tenía que salir nada menos que del cuño de la clase dominante el adversario más temible para la dictadura de los medios. La puja será silenciada más temprano que tarde, pero de momento nos brinda una montaña de elementos a quienes buscamos empeñosamente dar recursos de análisis para ir entendiendo cada vez mejor cómo funciona la bestia abstracta y a partir de allí empezar a estudiar cómo hacer para disputar su espacio.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Trump también le puso los puntos a la OTAN y tiene en contra a los operadores de la CIA. Todo lo que sea anti-Putin o anti-ruso se le va a oponer a Trump. De ahí que no sólo la prensa yanqui está como loca, sino la europea. Lo peor es que se disfrazan de “progresistas” y en ese sentido Trump les da muchos costados para pegarle.

    Trump sabe que si no sale a las trompadas contra la prensa y la CIA, lo voltean a él.

  2. Si después de tantos siglos de evolución, para que la gente entienda las abstracciones hace falta este tipo de “docentes” como Trump,quiere decir que la teoría evolutiva estaba muy equivocada.

  3. El asunto es que los medios que se le oponen al presidente en USA y los que se opusieron a Dilma en Brasil, a Correa en Ecuador, a CFK aquí en nuestro país, forman parte de un sistema oligárquico globalista. Tanto las agencias “globales” de comunicación, los grandes Bancos, el complejo militar-industrial, los servicios secretos, entre otros (materias primas, comercio exterior, etc.), forman parte de los recursos y resortes fundamentales que proporcionan el poder al sistema oligárquico.

    Esos resortes y recursos fundamentales están en manos de oligarquías o combinaciones oligárquicas que no toleran los desafíos que le provocan los gobiernos que intentan reconstruir los poderes del Estado Nacional (soberanía).

    No son los medios los que atacan a los presidentes que no les gustan, es, en rigor, ese sistema oligárquico que usa como voceros a los medios, por un lado, y a las operaciones encubiertas, clandestinas y secretas, por otro.

    Por estas razones es muy importante que los militantes y gente politizada en general del campo nacional y popular entiendan desde el punto de vista teórico lo que significa, con la mayor rigurosidad posible, las palabras Imperio, oligarquía, pueblo, Estado Nacional, y las relaciones y combinaciones que se establecen entre ellos.

    El sistema oligárquico global actúa localmente en los distintos escenarios mundiales pero eso no significa que adscriba a una nacionalidad. En rigor, adscribe a un Imperio no a una nacionalidad.

    Lo que pasa en USA es un ejemplo magnífico para entender estas cosas. Y no es la primera vez que pasa. La tradición patriótica en USA tiene más de 200 años. Los exponentes del sistema americano de economía política de la primera mitad del siglo XIX si estuvieran vivos pensarían que la situación actual en su país es peor que en la época en que estaban dominados por el Imperio británico. Para el que conoce la historia, no es nada sorprendente lo que pasa en ese país.

    Hay un obstáculo muy grande para entender estas cosas porque hay demasiada gente intelectual que no puede comprender que las oligarquías no tengan patria. Hay una ideología espontánea que remite todo lo que pasa a una nacionalidad o un país en particular (USA, GB, etc.) y se piensa que los que accionan son esa nacionalidad o país.

    Pero esto es solo ver la punta del iceberg, no todo el iceberg. Si uno afina la mirada puede ver con los ojos de la mente lo que no se ve con los ojos de la cara.

    Por ej., lo que hicieron renunciar al consejero de seguridad norteamericano (General Flynn) recientemente no fue gente preocupada por la transparencia y los buenos procedimientos, fueron intereses oligárquicos del complejo militar-industrial que quieren seguir con la geopolítica de la guerra contra Rusia y China y lo que hacía ese General los obstaculizaba.

    Que haya gente preocupada por la transparencia en los procedimientos (congresistas, el FBI, etc, etc.) no significa que es el clamor de esa “opinión pública” el que logró desencadenar la renuncia del General Flynn. A esto me refiero cuando hablo de la punta del iceberg.

    Fueron los intereses oligárquicos globalistas que controlan los resortes y recursos fundamentales (medios de información, agencias de seguridad, complejo militar-industrial) los que pusieron en marcha desde el nivel global todo ese asunto.

    El problema político está en que las operaciones oligárquicas hacen política captando voluntades, movilizando gente común y corriente, explotando y manipulando sus creencias y sus necesidades. Así, pueden ganar elecciones, derrocar gobiernos, etc.

    Es una cuestión estructural que, ante la contradicción estructural entre Imperio y Estados Nacionales (Oligarquías y Pueblos), los individuos se distribuyan en oposiciones. De lo que se trata es que la inteligencia y la astucia de los que estamos del 2° lado de ese polo logre captar más gente que lo que capta el 1°.

    Si hablamos de estas cosas en USA no es por un mero interés intelectual, es porque somos patriotas de nuestro propio país y tenemos conciencia que la problemática que aflige a los patriotas de todo el mundo es más o menos la misma porque se enfrentan a los mismos poderes que nos enfrentamos nosotros. La forma concreta en que esos poderes globales se manifiestan en cada país puede constituir una combinación específica de ese país pero eso no significa que sean poderes “de” ese país.

    Nosotros como patriotas de Argentina, debemos hacer conciencia en el sentido que lo único que otorga poder al pueblo es su capacidad de darse líderes que puedan gobernar con la intención de construir un Estado Nacional (soberano) que es la única agencia que se conoce que puede arbitrar los medios para proporcionar bienestar general y justicia social a sus ciudadanos.

Leave a Reply