Todo bien con los periodistas de La Nacion, pero tampoco la pavada

Tampoco la pavada. No nos vengan a hacer creer ahora que los empleados de La Nacion no saben cómo piensa el diario de los Mitre-Saguier. Está bueno que los periodistas hayan salido a manifestar su desacuerdo con el editorial, pero tampoco nos comamos el verso de que esto es hecho histórico. Será histórico el día que repudien abiertamente los centenares de editoriales asquerosamente antidemocráticos que este diario ha publicado desde siempre, y más en los último años; será histórico si salen a exigir el esclarecimiento de la muerte más que dudosa de Luis Emilio Mitre, hermano del director del diario.

Será histórico si salen a repudiar la deuda que la empresa tiene con el estado nacional por aportes patronales hace más de 10 años y los turbios manejos de los que formó parte para la apropiación, junto a Clarín, de Papel Prensa.

Cuidado, porque nos quieren hacer pasar gato por liebre. Está bien que la asamblea manifieste su desacuerdo con el editorial, pero tampoco caigamos en la trampa de suponer que eso marca una suerte de etapa superior en lo referido a la libertad de expresión y el pluralismo. Al fin y al cabo, y aunque resulte vomitivo admitirlo, La Nacion tiene derecho a seguir blandiendo estas posturas antidemocráticas que sostiene desde siempre y si muchos de sus empleados recién ahora salen a manifestar públicamente su desacuerdo, no sé si estamos ante un hecho histórico o ante un jueguito para la tribuna.

No vengan a hora a hacerse los recién enterados de la línea del diario aquellos colegas que hace años trabajan en él y hasta ahora hicieron un respetuoso silencio.

Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Y… nunca es tarde. Pero me recuerda a la camarera del lupanar indignada cuando descubrió a una de las chicas haciendo una fellatio.

  2. No me parece del todo justo el comentario que hacés. Extrapolando, habría que condenar a todos los argentinos empleados por el Estado durante la dictadura, por no haber renunciado o salido a la calle a condenar al régimen. Uno vive en la época que le toca vivir, y trabaja en las empresas que existen, no en las que a uno le gustaría que existieran. Los grandes medios de comunicación están en todos los países en manos de intereses empresarios que casi siempre intentan borran la línea entre periodismo y defensa de sus intereses. Pero también son esos medios donde muchos periodistas quieren trabajar, porque les ofrecen oportunidades de desarrollo profesional que no existen en ningún otro lado. La diferencia es que mientras algunos periodistas se transforman en abyectas cadenas de transmisión de los intereses empresarios—como Lanata—otros, dentro de las limitaciones que te planta la vida, intentan mantener su dignidad y no ser utilizados, como Alconada Mon. La diferencia no es trivial.

    1. Jose: la extrapolación corre por tu cuenta, y va de suyo que no me hago cargo. El punto es sencillo: está bien lo que hacen, sólo que no me subo a cierta corriente que pretende transformar esta movida en algo muchísimo más trascendente de lo que es.

  3. No concuerdo con el tono de este post, es un error comparar el editorial de hoy con el editorial sobre la AFI o la posibilidad que se pierda control sobre la economía. Son cosas radicalmente distintas, incluso si uno quiere adherir a la tesis de que La Nación tiene el poder de crearte una corrida cambiaria desde su editorial (para i no lo tiene, las bases de dicha corrida tienen que estar muy maduras para que una nota del diario tenga efecto, sino basta mirar que de hecho no tuvieron efecto) Ni hablar del tema de la deuda con la AFIP, eso ya transita los canales institucionales correspondientes, y me resulta lisa y llanamente ridículo pedirle a un empleado que le demande a su empleador que cumpla con algo que la justicia todavía no le ordenó que tiene que cumplir, siguen siendo laburantes.

    Me parece perfecto que los empleados de la nación se expresen reaccionen así con un tema que les toco sus convicciones, y la editorial de hoy es mil veces mas grave que la típica “guarda que puede haber una corrida eh”

    1. Si, por su puesto me parece que es mucho mas grave. Se hacen cargo directamente de pedir la liberación de genocidas. Los editoriales sobre corridas cambiarias son una nimiedad en comparación, aunque yo en lo personal no asocio toda corrida cambiaria con “golpe económico”, hay que analizar caso por caso.

    2. E insisto, pedirle a un laburante que le demande a su patrón que haga lo que la justicia no le ordena es, cuanto menos, un toque exagerado.

      1. Creo que entendiste para el diablo el post. Nadie plantea que deban demandar a la patronal, simplemente la intención es aprobar el accionar de la asamblea pero alertar que tampoco es un un hito en la historia de las luchas por la libertad de expresión, que, precisamente, para serlo, deberían sí trascender la crítica a este editorial y objetar de plano muchas de las acciones deleznables de La Nacion a través de las décadas

  4. ” si muchos de sus empleados recién ahora salen a manifestar públicamente su desacuerdo, no sé si estamos ante un hecho histórico o ante un jueguito para la tribuna.”

    Ja ja ja…

    Buen punto cro. y ¡¡vam’ ehhhh…!!

    Saludos

  5. La verdad que coincido con el espíritu del post. Se reconoce que digan algo… claro. Pero AHORA lo dicen. Tal vez pedirles que se expidan por el esclarecimiento del caso de Luis Emilio Mitre sea excesivo, pero claramente no lo es sobre la parva de editoriales antidemocráticos contra los gobiernos legítimos de los últimos 12 años, apelando a cualquier burrada, y comenzando como menciona Gerardo con aquel pliego de condiciones a Nestor Kirchner, las operaciones de prensa contra gobiernos democráticos también atentan contra la democracia.
    Pero hay una diferencia. Muchas de esas operaciones las escribieron los mismos que hoy se manifiestan para que no le pongan esas condiciones a SU presidente electo (perdón, a la democracia).
    Saludos
    Ladislao

  6. La pregunta es ¿hubiera sido posible esta reacción sin 12 años de kirch
    nerismo y su política de DDHH?

    1. Pienso que la respuesta es no, lo cual es un legítimo motivo de orgullo para el kirchnerismo. Y me atrevo a pronosticar que vamos a ver, en campos que no tienen nada que ver con los DDHH, otros ejemplos similares. Lo cual invita a preguntarse, aunque esto sea tema de otra discusión, cuántos votos se perdieron que deberían atraerse en el futuro.

  7. “tampoco caigamos en la trampa de suponer que eso marca una suerte de etapa superior en lo referido a la libertad de expresión y el pluralismo”

    Tiendo a pensar que va por ese lado: “¿viste?, podemos opinar libremente, nadie nos persigue, a diferencia de lo que pasa con el kirchnerismo”.

    Me hago cargo de que lo mío puede ser pura paranoia y tiendo a desconfiar de una persona que se define como periodista.

  8. Gerardo, disiento con vos, creo que es muy importante, . No importa si es un jueguito para la tribuna o si es legítimo. Yo creo que es una prueba que esta batalla cultural la ganamos (asi como hay otras que las perdimos).
    Un abrazo grande y a seguir analizando porque perdimos con alguien como Macri.

  9. Estoy de acuerdísimo con vos Gerardo. Me hace acordar a mucho a la actitud de los que elogiaban a Estela de Carloto en los 90, total, era inocua, y después en los 2000 se fueron sincerando en su odio cuando vieron que la cosa venía en serio y con efectos y medidas concretas.
    Ahora pueden estar en desacuerdo con La Nación, total, no va a pasar nada de nada, no tendrá consecuencias.
    Por ahí me equivoco, eso sí.

Leave a Reply