Sentir la memoria

Fui al Parque de la Memoria, no sé a qué, si a ver con mis propios ojos las banderas argentinas flameando junto a la de los Estados Unidos, a pisar ese espacio sagrado que aún está intacto pero que dentro de dos días será vejado, no sé a qué fui. Lo que sí se es que nada estremece más que deambular un día de semana por ahí.

parque-2-banderas

Pensaba, mientras recorría el parque, en por qué siento que es una profanación que un presidente de Estados Unidos esté justo el 24 de marzo de 2016, cuando se cumplen 40 años del inicio de la dictadura cívico-militar más sangrienta y antinacional que tuvo nuestro país y creo que la clave está en que no todo da lo mismo, en que hay cosas que no deberían hacerse, como por ejemplo esta visita en esta fecha, porque entre otras cosas, el presidente de Estados Unidos no viene a cerrar ninguna herida y su presencia en ese espacio un 24 de marzo es por lo menos una afrenta a la memoria de nuestro pueblo. No todo da lo mismo, ni se le puede bajar el precio a las conmemoraciones.

En esta especie de traveling en bicicleta que se me dio por hacer hay un momento desesperante, porque todo es igual, avanzo y avanzo y nada cambia. En ese instante sentí la lucha denodada por verdad y justicia, que sigue vigente y por suerte está encarnada muy fuerte en los pibes.

parque-3-luces

Saqué fotos, me estremecí, vi trabajadores municipales arreglando luminarias, vi las banderas pero por suerte, al final vi a una mujer con su pequeña bebe caminando y sentí que al menos una parte significativa de nuestros pueblo no olvidará jamás todo lo que le hicieron los que, impunemente estarán representados dentro de dos días por Macri y Obama.

parque-1 bebe

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

Leave a Reply