Salir del algoritmo

La movilización del 1 de abril fue uno de los aportes definitivos que tuvo Macri para delinear el rumbo del año electoral, el otro fueron los resultados de focus groups y encuestas indicando que hay una porción nada desdeñable de la sociedad que avala el incremento del poder represivo del Estado y el endurecimiento ante el sindicalismo, ese hueso tan duro de roer. Esto explica el accionar policial de anoche en la Plaza de los dos Congresos y las pobrísimas coberturas de los medios que “con independencia” han decidido apoyar a pie juntillas las políticas del gobierno Cambiemita. Todo sigue estando dentro de la gran estrategia polarizadora ideada por Durán Barba. Mientras la “ancha avenida del medio” de Sergio Massa se va derritiendo poco a poco y algunos de sus principales alfiles abandonan el Frente Renovador, el gobierno está convencido que la disputa será cara a cara con el peronismo, reciclando la gran divisoria de aguas que desde 1945 viene atravesando la política argentina porque sabe que el electorado de Massa ya lo acompañó en 2015 y especula -no sin razón- que volvería a hacerlo en 2017.

Todos estos elementos señalan de manera inequívoca que el ataque de anoche a los docentes no fue un error ni mucho menos. El macrismo buscará primero soldar su núcleo duro electoral y luego operar sobre las contradicciones del espectro opositor, apuntando a fogonear aquellos desacuerdos que propendan a su división. Lo venimos repitiendo con insistencia: el gran riesgo que existe es que si el macrismo triunfa en 2017, su camino a la reelección estará exento de nubarrones y en política, el segundo mandato viene a ser lo que discursivamente fue el segundo semestre del año pasado. Por eso hoy más que nunca se impone salir de la política del algoritmo, romper los círculos donde nos vamos encontrando los que pensamos parecido porque afuera hay otra gente, otras ideas, otras dudas, otras confusiones que no precisamente son atendidas por nuestros círculos. La indignación por el accionar policial de anoche en Congreso no nos puede confundir y llevarnos a suponer que las familias de todo el país ahora entienden por qué sus chicos no tienen clases. No todo es lo mismo y no siempre una cosa tiene que ver con la otra.

¿El macrismo reacciona como anoche por desesperación o por una planificación previa? De cómo se responda a esta pregunta depende mucho de lo que suceda en el mediano plazo. Si se concluye que la represión es una demostración que el macrismo se sacó la careta, se planificará un tipo de acción política que será distinto al plan que podría delinearse si la respuesta apuntara a que el accionar represivo forma parte de un plan finamente diseñado. En mi caso, me inclino por la segunda opción.

Te lo dejo ahí, para que lo pienses…

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. ¿era la Policía Federal o la Policía de la Ciudad, sin sus nuevos uniformes? Si fueron los “ciudadanos” no le debe haber caído nada bien a los “federativos”.

  2. Qué difícil entender esta Argentina.
    El electorado docente fue el pilar del éxito Cambiemista, se sabe. Hoy, quien tenga amigos docentes, del signo político que sean, puede corroborar que su posición respecto a la recomposición salarial esperada es homogénea, irreductible e indeclinable.

    Ser o dejar de ser columna vertebral de la clase media para los docentes argentinos no es negociable, ni lo será jamas, menos después de los últimos doce años. El gobierno está en el proceso de desintegración de la clase media lo cual es su plan económico y está dando esa pelea en el lugar adecuado que es el sector docente, corazón y núcleo moral de esa orgullosa unidad social.

    La argentina esta en disputa, el gobierno está haciendo exactamente lo que se sabía que iba a hacer y la sociedad bajo ataque simplemente reacciona.

    A veces la realidad se explica solo describiéndola. Como puso en un twitt, agarrando la curva a mil por hora es inevitable tocar el guarda rail. Hay momentos en la vida que nos pasamos de la linea y las leyes de la física entran a hacerse cargo sin que podamos hacer nada, por mas planes que hayamos hecho. Cuando los neumáticos ya no estan pegados al asfalto el volante se transforma en mero placebo de ilusorio control. ¿Los palazos seran los desesperados volantazos?, uno se pregunta, ya viendo que el poste viene a toda velocidad y no hay forma de esquivarlo.

  3. Gerardo, no hay ningún “plan fino”. Van elaborando sobre la marcha, remendando aquí y allá, y de acuerdo a encuestas.
    También estás contagiado de esa suerte de conspiranoia alienante que aturde el entendimiento kirchnerista: ese el algoritmo del cual no pueden salir. Mientras se sigan arrogando la representatividad del pueblo a la par de pretender venderse como los “buenos” y todos los demás como los “neoliberales malos y pérfidos”, están fritos. La construcción del “Macri basura” que el kirchnerismo ha hecho es ridícula y se cae sola, porque es un apéndice del relato que vienen sosteniendo y peor aún, que ESTÁN OBLIGADOS a sostener para poder seguir adelante. El problema es que no toda la sociedad es kirchnerista. Y menos que menos, macrista.

    Vos escuchás o leés a un kirchnerista y concluís que Macri es un estúpido porque todo lo que ha hecho, hace y hará es porque quiere que al país y a todos los ciudadanos les vaya mal, muy mal. De acuerdo a esta interpretación, Macri sería el primer interesado en NO continuar su mandato y comprar el primer helicóptero que le ofrezcan para tomarse el raje y dejar a…¿Michetti? o a cualquiera en la línea sucesoria. Es decir, se va Macri y queda todo solucionado. Automáticamente, de acuerdo a esta visión kirchnerista, el poder regresaría por arte de magia a ¿CFK, al peronismo, a quién? Todo el pueblo aplaude y a otra cosa, al día siguiente habría un país nuevo, soberano, justo y progresista.

    Más aún, en este modo kirchnerista de ver las cosas, MacriGato es el cipayo representante de la embajada. ¿Pero, de qué embajada? ¿De la de Usa, de la embajada China, de la embajada de Brasil, de la de México? Porque la supervivencia de su gobierno depende más que nada de lo que pase con Brasil y de los lazos que logre entablar con China, o el avance con el frente del Pacífico. Entonces se concluye que realmente Macri es un estúpido absoluto, porque nadie que desea el mal para su país se va a embarcar en tamañas empresas gastando tiempo y energías que podría aplicar en cosas más efectivas y perversas que le asegurarían al país un efectivo y rapido hundimiento, ¿como lo hace Venezuela, por ejemplo? No tendría sentido, entonces, buscar expandir la economía.

    Claro, no tendría sentido siempre y cuando -como muy bien razonan los kirchneristas- uno no piense que Macri gobierna para los ricos, cosa que sí se piensa y se cree si se es kirchnerista! Gobernando para los ricos, Macri se aseguraría así el voto de TODOS los ricos de este país, que facilemente deben ser como 1.000.000 de personas, suficientes como para asegurarse llegar al fin de su mandato y aún pretender un segundo periodo. De acuerdo a esto, un pensamiento de Macri podría ser “Que el voto de la clase media y de los desposeídos se los queden los otros, que yo con el voto de los ricos estoy hecho!”. Efectivamente, Macri se cagaría en más de 90% de los argentinos, porque no le interesaría hacer las cosas lo mejor que pueda para consolidar su poder y obtener la aprobación mayoritaria en las urnas. Un estúpido sin remedio.

    Pero claro, un kirchnerista que aplica estos razonamientos, te va a decir que “todo es posible porque Mugricio cuenta con el blindaje de los medios hegemónicos concentrados, que te manipulan y lavan el cerebro!” Nuevamente se pone de manifiesto la estupidez de PanaMacri, porque sigue permeable a cualquier tipo de investigación por parte del periodismo, de derecha o izquierda, los cuales desnudan sobradamente los chanchullos y agachadas de su gobierno llevándolos a la primera plana. Macri es tan torpe e imbécil que no solo no es capaz de frenar las investigaciones de la prensa, sino que hasta tiene una aliada dentro de su entorno que le denuncia ante la justicia a funcionarios de su propio gobierno! “Sí, macanudo, pero de que es un facho represor no decís nada!”… responde astutamente el kirchnerista. En efecto, no hay mucho para decir cuando te salteás la ley. A menos que seas un facho que intenta hacer que se cumpla.

    Ampliando estos razonamientos, Macri y sus adláteres, que surgieron de un partido vecinal, llegados a este punto de haber alcanzado el poder, se darían por satisfechos y en cualquier momento empacarán sus cosas y se irán silbando bajito, con la satisfacción del deber cumplido. Se comprende que harán esto y no otra cosa porque al término de su mandato habrán logrado consumar el mayor daño posible, habrán hambreado a la mayor cantidad posible de argentinos, habrán centuplicado la riqueza de los ricos y se habrán ganado su lugar en la historia. Con este inconfesable objetivo en vista es que muchas personas se juramentaron al armar un partido vecinal y seleccionaron a un estúpido que los condujese.

    Y es probable que así sea porque, “como dice Ella, todo tiene que ver con todo”, concluirá el kirchnerista, contento de poder gritar “Macri, basura, vos sos la dictadura!”

    P.D: Me disculpo por la extensión.

Leave a Reply