Réquiem se escribe con K

Están vistiéndose de gala para asistir al réquiem del kirchnerismo y se percibe un apuro por ver quién se coloca en los primeros lugares. Algo parecido sucedió con el peronismo desde 1955 en adelante y los libros escritos al respecto ocupan muchísimo más espacio que los fajos de billetes que López tiró tras lo muros del convento. La gran particularidad es que casi todos los que escriben sobre el fin de kirchnerismo lo hacen desde afuera y movidos ostensiblemente por el interés de sacarse de encima esta piedra en el zapato de la política argentina. Por eso no estaría mal trasuntar el tema desde las entrañas de este fenómeno político y social que tanto dolores de cabeza sigue generando a las almas bellas y puras de la patria.

El punto crucial es dónde encarnará ese progresismo que se arrimó al peronismo atraído exclusivamente por Néstor y Cristina: si se confinará en una estructura nostálgica de los logros de los gobiernos K, sin incidencia en la disputa por el poder real, o si se logrará que, de alguna manera, no se destruyan los vasos comunicantes con amplios sectores militantes del peronismo que no están dispuestos a volver a ser la minoría, también nostálgica y zurda, de una estructura política que objetivamente vuelva a ser el soporte del gobierno de turno, como lo fue con Menem y los Kirchner. Si se rompen definitivamente los puentes que unen a estos dos sectores, la victoria de los mercados será realmente estrepitosa porque no sólo habrán logrado aislar el foco rebelde que se desarrolló en el período 2003-2015, que indudablemente fue lo más díscolo luego de los dos primeros gobiernos de Perón, sino que habrán conseguido un nuevo bipartidismo acotado a moverse exclusivamente dentro de los márgenes que el gran capital establece, esto es un esquema de alternancia Macri-Massa-Pinedo-Urtubey que garantice por lo menos una década de reinstalación del neoliberalismo como estructura blindada. En ese contexto, la rearticulación de un polo de poder nacional y popular demorará probablemente más que lo que desde cierto voluntarismo facebookero se puede sospechar. Por eso, el desafío excluyente de la etapa es trabajar con todo el esmero posible para lograr que los sectores más avanzados que el kirchnerismo logró hacer confluir, tanto de afuera como de adentro del peronismo, sigan traccionando juntos.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Gerardo: Ya entendimos que el futuro depende de que podamos mantenernos unidos, pero siempre hay un pero.
    Si en lugar de preguntarte que van a hacer los sectores progres, poniendo la responsabilidad en ellos te preguntaras que van a hacer los peronistas que creen en la propuesta K para volver a convencer a los aliados que pueden confiar y volver a poner el cuero para defender las ideas de justicia social, independencia economica y soberania politica.
    Porque lo que escucho cuando decis que “ellos” (los progres) tienen que elegir entre fumarse al peronismo corrupto o volver a la nostalgia inoperante es… “NOSOTROS SOMOS ASI Y SI NO TE GUSTA YA SABES LO QUE TENES QUE HACER”.
    Te sigo leyendo y escuchando porque confío en que podes ofrecer miradas e ideas mas elaboradas que esta.
    Un abrazo.

  2. Sí, Gerardo, los sujetos interconectados estaban claramente contenidos en tu texto. Pero a tu título le faltó signos de interrogación. Porque desde el título uno anticipa una conclusión. Y el título de la tuya es terminante.

  3. Primero leo “El punto crucial es dónde encarnará ese progresismo que se arrimó al peronismo atraído exclusivamente por Néstor y Cristina:”
    Y en la ultima frase “Por eso, el desafío excluyente de la etapa es trabajar con todo el esmero posible para lograr que los sectores más avanzados que el kirchnerismo logró hacer confluir, tanto de afuera como de adentro del peronismo, sigan traccionando juntos.”
    La verdad es que veo poco equilibrio en las responsabilidades…. ¿Que hacemos con Pichetto, Urtubey, Bossio y José Lopez? Porque pedirle al progre que los banque para mantener los puentes me parece un poco mucho
    Pero a lo mejor son cosas que pasan en mi cabeza… no te enojes!!!

    1. No está sugerida en el post esa idea que exponés respecto a que habrá que convivir con los Pichetto y cía. De lo que trata es del desafío de que los sectores más dinámicos y comprometidos con un proyecto de transformación se mantengan unidos independientemente de que unos hayan llegado al punto de encuentro desde afuera del peronismo y otros desde adentro.
      Abrazo

Leave a Reply