Punto de inflexión

La embestida de los grupos económicos estrechamente aliados a los intereses de Estados Unidos está asumiendo rasgos verdaderamente dramáticos. El mismo día en que se supo que Bonadio podría detener a Cristina cuando venga a declarar, la presidenta de Brasil queda al borde de un juicio político impresentable. Aquello que parecía exótico, cuando en 2009 el presidente hondureño Manuel Zelaya fue desalojado por un golpe llevado adelante por la justicia de ese país y luego algo propio de países bananeros, cuando desalojaron al presidente Lugo en Paraguay, hoy se transforma en una imagen tétrica cuando vemos nada menos que a la presidenta del país más importante de la región expuesta a un final similar.

Nos cansamos de avisar que se venía gestando la movida judicial. Sabíamos que la alianza del Poder judicial con los conglomerados de medios de comunicación habían reemplazado el poder que otrora ostentaban las fuerzas armadas en los diversos países de América Latina. Bien, ha llegado el momento de quiebre y si Dilma cae en Brasil y en Argentina avanzan contra Cristina Fernández, lo único que se puede asegurar es que la región ingresa en una zona de turbulencia política de consecuencias imprevisibles.

La clases dominantes demuestran una disposición brutal para hacer escarmentar a los pueblos del continente y por lo visto no les importa qué costos tengan que pagar para acallar por varias décadas cualquier intento de retorno al poder de partidos nacional populares y progresistas.

Habrá que seguir muy de cerca los sucesos en Brasil y fundamentalmente ver qué característica asume la reacción del PT y los Movimientos Sociales porque ello preanunciará el clima que tendremos en Argentina.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

Leave a Reply