Preguntas para Volver

La gran pregunta durante la previa al ballottage era cuánto penetraba la denominada “campaña del miedo” que se impulsó desde el FPV. Básicamente si el votante de Macri verdaderamente creía que lo que se le anunciaba desde el FPV podía suceder.

Esa duda sigue plenamente vigente hoy, donde no se puede seriamente dimensionar cómo ha impactado en la sociedad el accionar avasallador del nuevo gobierno, que ha demostrado no tener reparos en proceder de una manera que nada tiene que ver con ese republicanismo rosa que se promovió durante años desde la oposición al kirchnerismo. En esta página se han ido comentando día a día los atropellos perpetrados por el macrismo, lo importante ahora es ver si generan rechazo, adhesión o si buena parte de la sociedad los toma como actos propios de un cambio de gobierno.

Estos interrogantes vienen a cuento ante la evidencia de que así como el kirchnerismo generó un microclima que por momentos lo superpuso a la realidad del conjunto del país, ahora muchos crean que se puede ejercer oposición desde los parques ¿Cuál es el riesgo? que los mismos que se juntaron el domingo en Parque Centenario lo hagan mañana en Parque Saavedra y así sucesivamente. Por supuesto que es válido (y hemos fijado posición al respecto) pero de ninguna manera suficiente. Macri se pasó por el forro la ley de medios y avanzó hasta con más dureza de los que muchos preveíamos. Bien, ya lo hizo, le puso faja de seguridad al edificio con todo el valor simbólico que eso tiene. ¿Qué vamos a hacer, además de reunirnos los sábados en los parques? Acá es donde se pone difícil el análisis de lo que viene, porque hay otros asuntos que importan al conjunto del FPV, que de por sí es diverso. Sin ir más lejos, no está de mas preguntarse a cuantos del 49 % que votó a Scioli interpelan posiciones como las de Urtubey o las del mismísimo Martín Insaurralde, que según las malas lenguas encabeza la línea friendly con el macrismo.

¿Cristina seguirá siendo la referencia inequívoca del peronismo? ¿Cómo se moverán gobernadores e intendentes ya sin el amparo de las cajas de La Plata y Casa Rosada? ¿Se logrará mantener la unidad en el parlamento para marcarle fuertemente los límites al gobierno de Macri o se corre el riesgo de ir sufriendo pequeños desgajamientos como sin ir más lejos el que se pudo ver en la asistencia a la asamblea legislativa por la jura del nuevo presidente? Esto último es crucial dado que el nuevo gobierno se está dando una política de seducción muy activa…

Estas son algunas de las preguntas que tenemos por delante y de cuya respuesta depende cuándo y cómo volveremos.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Hablando de microclima, todo el republicanismo le importa un corno a casi nadie. Mientras te traten con buenos modales en la televisión, lo único que puede hacer volver al votante hacia el peronismo (lo quiera que eso signifique) es la debacle económica.

    La plaza está bien, pero andando el tiempo va a tener más o menos el mismo impacto que las movilizaciones de los troskos. Lo único que falta es que nos convirtamos en troskos.

  2. Siempre agregando que ojalá la gente haya votado con sabiduría y nos equivoquemos respecto a Mauricio. Al kirchnerismo hay que desarmarlo, olvidarlo, tomar lo bueno y dejar el resto de lado, y seguir adelante porque ellos, los que nos quieren dominados y sumisos, van a cambiar la careta cada vez que sea necesario. No es kirchnerismo, no es peronismo, es soberanía, es independencia, es igualdad.

Leave a Reply