Palpitando la devaluación desde la costa

silo-bolsa

Uno se va a la costa tratando de desengancharse pero sabe que no lo conseguirá. De entrada mira las pizarras vendiendo el pollo a 19 y el vacío a 61 y siente que el cimbronazo, por lo menos acá en Mar del Tuyú, no fue tan violento. Pero claro, esto no es Gesell, ni siquiera Costa e Este. Acá Diario Popular le disputa el segundo lugar a La Nacion, lo mismo que en Santa Teresita, que debe ser el lugar de veraneo por excelencia de la clase trabajadora registrada, al menos eso se advierte en la peatonal, en el bingo y en “Don Nico”, cadena icónica de morfódromos en la zona.

También se ve al carnicero que borró los precios de un plumazo, décadas de reflejo inflacionario no se borran tan fácilmente. Si hasta uno gozaba de manera especial aquellos puchos que compraba antes del aumento allá por los setentas, cuando todavía existían los “Colorado”. El reflejo inflacionario es una especie de paco económico, un instante pleno de goce hasta que hay que volver a adquirir la mercadería y sentir la realidad que nos penetra sin mimos. El reflejo inflacionario identifica un costado de la “forma de ser” del argentino ganador, ese que siempre tiene la precisa.

Un país rebosante de remarcadores minoristas y “ganadores” que hacen de diferencia hasta que al rato la tienen que poner mansamente cuando mutan en clientes es muy fácil de manejar. La gran virtud de las usinas ideológicas enemigas fue hacerle creer a una porción importante de los argentinos que son unos piolas bárbaros…

El neoliberalismo se muestra vivaz en cada cartel de precios borroneado que delata la existencia de un “vivo” dispuesto a cobrar según la cara del cliente. Hay una diferencia importante entre el que sube precio y lo expone y el que se hunde en la nebulosa de la pizarra en blanco. Es que 25 años de manija no fueron en vano. Por eso, una de las cosas a discutir es hasta cuándo vamos a seguir creyendo que se puede transformar la realidad sin tocar la estructura económica y cultural de la Argentina. Es que quizá el tiempo de reactivar lo que se podía ya fue, ya quedó perimido. Quizá la verdadera batalla cultural sea aquella donde nos pongamos a discutir cómo salir del brete que significa elegir representantes y gobernantes cada dos y cuatro años mientras los grupos concentrados esperan y cuando se les ocurre avanzan como lo están haciendo en estos días.

¿Cómo es eso de que si un presidente tiene reelección indefinida se corrompe la democracia mientras a Aranguren no lo vota nadie y se da el lujo de mojarle la oreja al conjunto del pueblo?
Si no hay democracia representativa para los poderes económicos y empresarios permanentes, no deben existir limitaciones para el poder político, porque de lo contrario nos están tomando el pelo.

Desde la costa uno cree que hay que cambiar de pantalla y que la batalla cultural hace rato que dejó de ser la ley de medios. Urge profundizar el debate en torno a cuestiones más de fondo porque si no, tarde o temprano se te sientan sobre los profilácticos de soja y te rompen el tujes. ¿Cómo era eso de la propiedad como bien social que se estaba entregando en la discusión del nuevo Código Civil? Bueno, a ver si nos ponemos las pilas recalculando ese criterio para luego recordarle a los de los silo bolsa que la tierra, antes que de ellos es de la patria y que si se siguen haciendo los pesados, la pueden llegar a perder…

Hubo una etapa del recauchutaje que terminó. Ahora hay que ir por lo nuevo.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. El estado tiene bastante tierra, que son los lotes fiscales.
    El resto es privado, y el estado lo puede expropiar, a precios de mercado. Todo lo que quiera o le de el presupuesto, así lo siembra De Vido con su consabida eficiencia.
    Sino tienen que cambiar la Constitución.
    Tenes razon sobre tu pesadilla de los gringos sentados sobre la soja. Pero eso no sucedería para hacerle el caldo gordo a nadie, solo en defensa propia.

  2. Se ha dicho hasta el hartazgo que América Latina es la región mas desigual del planeta.

    El General Perón, por su parte, tambien planteaba que, entre la sangre y el tiempo, le parecía siempre preferible el tiempo.

    Pero tambien advertía acerca de lo que puede suceder “cuando los Pueblos agotan su paciencia”.

  3. Mamita, cuánto delirio, ciertamente en los momentos difíciles las personas muestran su verdadera naturaleza ¿cuál es la naturaleza del señor Fernández?

    Una bastante lamentable, incluso llegando a la fantasía criminal… amenaza… no se sabe con qué armas….
    con revoluciones, expropiaciones y escarmientos… mamita

    En el paroxismo Fernández pide la reelección indefinida, ¿no sería mejor ahorrarse el ridículo?
    ¿En esto terminó el kirchnerismo? ¿no se les ocurre algo mejor?
    Parece que no, el caudillismo como expresión política más acabada, es una lástima a la líder revolucionaria el organismo parece no responderle del todo bien… ¿Máximo Kirchner estará dispuesto a tomar la posta?

    Pero bueno, si Fernández piensa que los comerciantes aumentan los precios para sentirse piolas o inducidos por la prensa canalla no hay mucho para agregar, que conste: después de 10 años de modelo inclusivo e industrialista están desesperado por la venta de la próxima cosecha y los silo-bolsas… parece que la exportación de reactores nucleares y satélites de INVAP no suman…

    1. Dino de Laurentis: ¿Dónde leíste que “los comerciantes aumentan los precios para sentirse piolas”? para mí que venís de otro blog y se te cruzaron los cables, qué querés que te diga.

      Me refiero al que borra precios, no al que aumenta. El que borra precios lo hace para cobrar según la cara del cliente, a ese pija me refiero.

      No te voy a pedir que subas la calidad de tu razonamiento, pero al menos que no imagines cosas que ni están sugeridas,

      1. Esto lo pusiste vos:

        Un país rebosante de remarcadores minoristas y “ganadores” que hacen de diferencia hasta que al rato la tienen que poner mansamente cuando mutan en clientes es muy fácil de manejar. La gran virtud de las usinas ideológicas enemigas fue hacerle creer a una porción importante de los argentinos que son unos piolas bárbaros…

        Como sea… antes de pedir “reelecciones” y “expropiaciones” y “revoluciones” después de 10 años de gobierno (repito: más de 10 años) cuando además se terminaron los dólares definitivamente… eso es hacer el ridículo de verdad, es una clara muestra de desconcierto, este gobierno va a dejar tierra arrasada, te quiero ver posteando con el mismo entusiasmo en 6 meses.

        1. Y lo ratifico. Gracias por refrescarme es párrafo que había olvidado (está bueno, eh) Te recomiendo que escuches la columna de Arnaldo Bocco para evaluar cómo está la pelea.

          Y con eso de los 6 meses ¿Sabés cuántos liberalitos como vos pasaron por mi blog planteando lo mismo? Hasta había uno que se hacía llamar “Nos vemos en 2011”.

          A diez años este país es mucho mejor que el que dejaron los gurúes que te suministran línea, papi. Mirá las reservas, el nivel de empleo, el salario en comparación con la región, etc.

          1. me parece que hay un problema relacionado con el encuadre.entre 2011/ 2014 no existen correspondencias. mas bien todo lo contrario. nada es para siempre. los resultados están a la vista.

            game is over

  4. Pronosticar una crisis economica-politica argentina es como predecir un día con lluvia…siempre va a ocurrir en algún momento…

    y si lo de GF sonó a “Revolución ya!”..pero hoy no porque está nublado…

    a desalambrar a desalambrar…!
    Se imaginan a Coki “desalambrando” los campos de su padre en el Chaco?

    Besis!

Leave a Reply