Macri regresa de China lleno de Cristina

El entramado de medios afines al proyecto que encabeza Macri vende la visita a China y los acuerdos firmados como una victoria de la política exterior de Macri cuando, en rigor, la comitiva de fue a Japón con un sabor pesadamente amargo: en realidad lo que pudieron firmar ya había sido inicializado por el gobierno de Cristina en uno de los ejes de política internacional más inteligentes que tuvo el kirchnerismo. El macrismo pretende mostrar como apertura lo que ya estaba abierto pero ahora, argumentan, se mejoraron los pliegos… En realidad, Macri saboreó con sus propias papilas gustativas el gusto profundamente amargo de la política exterior de una potencia milenaria, que no se modifica por un resultado electoral. Es que China fue el gran acierto, primero de Néstor Kirchner y luego de Cristina Fernández. Los acuerdos firmados en las postrimerías del segundo gobierno de CFK empezaron a gestarse en los primeros días en que Néstor ingresó a Casa Rosada, pero Macri, con su habitual superficialidad, ni siquiera se tomó el tiempo para consultar con su padre sobre las características de funcionamiento de la monumental maquinaria asiática. Hoy en Clarín, Marcelo Bonelli, insospechado de afinidades con Cristina y el peronismo escribe, en su habitual columna de los viernes:

“Los anuncios desde Beijing fueron auspiciosos, pero la letra chica se desconoce y eso hace que los acuerdos sean muy similares –casi idénticos -a los polémicos convenios que firmó Cristina Kirchner.

Todas las promesas de inversiones están condicionadas a que:

-la Argentina cumpla con los convenios firmados por Cristina, incluyendo la construcción de las centrales hidroeléctricas Kirchner y Cepernic;

-las centrales nucleares se hagan sin licitación y contemplen una polémica contratación directa;

-el costo financiero total (tasa más seguros) llegue al elevado 8,19 %.

-se acepte la conflictiva cláusula del “cross default”: si no avanza una obra, se caen todos los convenios con China.

Se trata de acuerdos que Cambiemos -en el llano- objetó y denunció por corrupción.”

Hubo un tiempo en que se habló muchísimo de la inserción argentina en el mundo, eran los días en que sonaba la sigla BRIC (Brasil, Rusia, India y China), algunos voluntaristas llegaron a agregar la “a” de Argentina para componer el BRICA, pero fue sólo voluntad. Lo concreto, el dato duro, es que fue el kirchnerismo la fuerza política que tuvo la suficiente visión estratégica para advertir que el nuevo día mundial debería contemplar el surgimiento de este nuevo bloque y obrar en consecuencia, por eso desde muy temprano hubo una política de acercamiento a China y Rusia, que empezó a verse con los acuerdos de 2012 y los swaps, los créditos otorgados por el gigante chino. Alguna vez, Jorge Taiana ha contado la anécdota de cuando en su primera visita a Pekín, una empresa de ese país lo buscaba con insistencia hasta que accedió a visitarla: se encontró con un edificio de más de una manzana ¿Qué era? Nada menos que la principal fabricante, entre otras cosas, de las fichas USB, las mismas que todos utilizamos para conectar los celulares a las las PC y Netbooks. Una mole económica que se mostraba muy interesada en hacer negocios con Argentinas. Para China, hacer base en el sur del continente americano es estratégico, no sólo por sus materias primas sino por el valor geopolítico.

Macri se vuelve jugueteando con Antonia en el vuelo, tratando de pensar en otra cosa y confiando en que su equipo de comunicación y el esquema de medios dominante tengan eficacia para vender como un triunfo lo que fue una demostración del poder de China, potencia que no se detiene en internas de nuestra política local sino que se maneja por sus fines nacionales estratégicos. Por suerte estaba Carlitos, que le ayudó a recordar el 4 a 2 que consiguió Boca meses atrás y que en una de esas vuelve para la campaña de 2019…

*Gracias por apoyar esta página

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Una precisión: la sigla era BRICS (incluía Sudáfrica). Incorporando (en sueños o bajo algún psicotrópico) a la Argentina, quedaba BRICSA.

  2. El PBI de Sudáfrica es equivalente al 53 % del de Argentina. ¿porqué era tan descabellado que hubiésemos sido aceptados en los BRICS? De hecho, en 2014 Argentina fue invitada a participar en la reunión de Fortaleza -Brasil- Parece que parte de la “autocrítica” es sentirnos disminuidos como país.

    1. El día que fue convocada CFK a la reunión de los BRICS y quedaba Amado como vice, El infalible Juez Lijo lo citó a declaración indagatoria. Hablame de brujas

  3. Si en USA hubiera ganado la continuidad Obama-Hilary, hoy Macri estaría en algún foro denunciando a China por los derechos humanos y el expansionismo en el mar meridional y apoyando el tratado transpacífico de libre comercio.

  4. En el escenario de la geopolítica mundial, precisamente China está muy interesada en establecer una fuerte presencia en nuestra patagonia (y Bienvenido sea), porque como potencia mundial, está interesada en tener presencia en el paso bioceaníco (pasaje de Drake), en virtud de tener garantizado el paso de sus grandes buques portacontenedores, ya que a pesar del canal que están haciendo en Nicaragua, cualquier escenario bélico futuro no le garantizará poder usarlo. Para la defensa de nuestra soberanía y futura recuperación de nuestras Malvinas, es imperioso tener un socio estrategico, (ademas de Latinoamerica) que colabore a equilibrar fuerzas militares en nuestro Sur. Además y contrariamente a lo que pretende el imperio AngloNorteamericano (despoblación de la Patagonia), a China le sirve que nuestra Patagonia este cada vez mas poblada, como reaseguro de su presencia.

Leave a Reply