Lo que viene

En los próximos meses, la disputa política tendrá una riqueza pocas veces vista, dado el escenario en el que se desarrollarán las acciones, que por cierto tiene elementos novedosos.

A diferencia de Menem, Mauricio Macri toma un país prolijo, no en llamas. Por primera vez en años, un gobierno democrático llega al poder con un país en orden. Esta condición tiene su buena dosis de riesgo porque, si bien encontrar un país ordenado es una gran ventaja, al mismo tiempo también es una suerte de espada de Damocles pues la comparación del “orden M” con el “orden K” será inevitable.

Otro dato nuevo: Es el primer gobierno que asume con una diferencia casi imperceptible en las urnas, lo cual significa que el crédito con que arranca es mínimo. Esto, sumado a que no iniciará la gestión en un país devastado condicionará inevitablemente a Macri, que no tendrá espacio suficiente para responsabilizar a la herencia recibida. A un 49 % de ciudadanos que votaron en contra no se los conquista con esa declaración.

La gran ventaja con que cuenta Mauricio es la posibilidad de tomar deuda y con ella generar sensación de veranito. Esto, más el país ordenado son condiciones harto favorables que tendrá en el comienzo y que, de no mediar errores no forzados, pueden posibilitarle un tiempo favorable y obligar al peronismo a extremar su audacia para ejercer una oposición inteligente que le posibilite llegar a 2019 con chances.

El peor error que se puede cometer es suponer que van a chocar la calesita. Siempre hay que evaluar que el adversario desplegará el mejor juego y elaborará las ideas más lúcidas. Si esto sucede, no serán fáciles los próximos años. La situación que hereda Macri no sólo es muchísimo mejor que la que le tocó a Menem y ni hablar de la de Fernando De La Rúa. En el primer caso el país estaba verdaderamente complicado y en el segundo, con un modelo como la convertibilidad que era un Titanic hundiéndose.

Para la bloguería se abren tiempos de mucha actividad, ante el hecho de que la mayoría de los espacios masivos desaparecerán, desde los medios del estado hasta privados que no se sabe cómo sobrevivirán sin el sostén de la pauta oficial. De todas maneras el problema más acuciante es ver análisis de un voluntarismo que asombra. Ignorar los errores propios, o subalternarlos, y subestimar las virtudes del adversario es un cóctel explosivo a punto de estallar en la mano propia. El macrismo se cansó de ganar en la CABA y ahora se dio el lujo de tomar el control del estado provincial, nada menos. Seguir pensando que no estarán a la altura de las circunstancias es un error gravísimo. Si desde el kirchnerismo silvestre se insiste en estas lecturas, el mejor aliado de Macri no serán los grupos económicos sino cierta estupidez que se supone nacional y popular.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. firmo al pie gerardo, y paradógicamente me pregunto, si CFK hubiera sido candidata, hubiera tenido menos votos que DOS, o más? si si era más, más que MM ahora? casi validando su mejor elección? Y así y todo, todo lo que magistralmente venís describiendo, no es contradictorio a ese hipotético triunfo. Incisto con algo, hay que quemar las bibliotecas, no sirvieron para un carajo

  2. Tenemos que volver a juntarnos como en las viejas épocas blogueras para oxigenar el Frente y seguir la lucha! Abrazo!!!

  3. En la segunda vuelta solo se podía obtener una victoria a lo Pirro… para cualquiera de los dos.
    Los números les dieron el gobierno a ellos y nos toca el papel de oposición, si la jugamos bien y guardamos la frase “yo te avisé” para el momento exacto no deberíamos tener problema en ganar las próximas elecciones (2017 -2019 y siguientes).
    Pero si atacamos a los no macristas que votaron a Macri los vamos a ir arreando para el otro lado y nos vamos a clavar en el segundo puesto.
    A veces una palmadita consigue mas que una trompada…..

  4. Estimado Gerardo, respeto mucho su posición y en gran parte la comparto, suelo leerlo con agrado. Pero me preocupa sobremanera la posibilidad de “exceso” de autocrítica. La autoflegelación. En definitiva somos peronistas, no somos ni republiquetos ni del opus dei para andar dándonos con el látigo. Y sí, si perdimos es porque algo hicimos mal o no lo suficiente. Pero no olvidemos que las negras también juegan. O las blancas porque no sé quién movió primero llegado el caso. Y fue por un pelo.
    Nada, eso. Que tiene razón en que no se debe considerar estúpidos a los minions (y ya con esto muestro la hilacha). Pero guarda que cada exceso de “autocritica” en realidad va dirigida a un compañero, porque ni usted ni yo estuvimos en el ejecutivo ni en roles relevantes. Bueno, usted como comunicador tal vez un poco más pero no corta el bacalao.
    Y tal vez la autocrítica sea sólo una forma de procesar la angustia de la derrota, que es más que la derrota de nuestro candidato, porque la vivimos como la derrota del proyecto. Y al final “el candidato es el proyecto” nos parece que fue así. Pero no. Una cosa es el candidato y otra muy distinta el proyecto. Porque el proyecto en mi continúa como sé que continúa en usted y lo siento latir en otros compañeros. Y el candidato también continúa.
    Lo digo como una opinión de viejo choto que soy y con la confianza que me merece usted y lo que escribe, además del afecto que otorga que entre en mi casa y en mi auto por la radio. Espero que no le parezca un exceso de mi parte en esta noche de insomnio.
    Le envío un afectuoso saludo.
    Ladislao

  5. pais ordenado???
    con todas las estadisticas manipuladas (inflacion, pobreza, crecimiento, etc)
    Con un deficit fiscal primario del 4% del PBI, cuando NestorK era el principal defendor de la necesidad del superavit fiscal. Las economias regionales quebradas. Hace 4 años se pronosticaba como terminaba, estancamiento con inflacion, y aca estamos; y le dicen un pais en orden.

Leave a Reply