La escuela pública ha perdido sentido en la CABA y hoy es sólo escuela gratuita

El tema de los cierres de cursos es complejo y va al fondo mismo de la problemática de la escuela pública. La verdad es que el macrismo avanza sobre una evidencia y es que hay muy poca demanda en muchas escuelas públicas. Para citar un caso emblemático, la escuela 12 del distrito décimo (la de Cramer y Manuela Pedraza) considerada una de las mejores, tiene en este momento grados con 6 chicos, con 9 y con 12. El séptimo que egresó el año pasado tenía 24 chicos entre las dos divisiones y los grados que vienen abajo tienen menos chicos aún.

Estamos en un problema estructural gravísimo y lo peor es que, salvo la gratuidad, no pareciera haber otro elemento que lleve a una familia a anotar a sus hijos en la escuela pública, e incluso lo monetario es hasta poco relevante si consideramos que hasta diciembre del año pasado se pagaban $ 14, 28 de comedor por día (alrededor de 200 pesos por mes y que en este año sube el costo diario a $ 16,90, totalizando 20 días hábiles la friolera de $ 338) y una privada parroquial anda en 400/500 pesos por mes. En mi caso, vi irse año tras año a compañeritos de mis hijos, familias que a medida que mejoraban su situación económica sacaban a los chicos de la pública. Es penoso, pero la realidad es que hasta en el concepto de escuelas galpón, las privadas son más eficientes porque te garantizan que te tienen al pibe todos los días del año…

El punto trasciende incluso los errores de los sindicatos docentes. Ojalá el problema se solucionara con que los gremios dejaran de hacer paros de manera compulsiva,  el asunto es que hoy no hay motivos para llevar al pibe a la escuela pública, el asunto es que la línea que recibe hoy un chico en la pública no es diferente a la que recibe en la privada, el problema es que ese mismo docente que trabaja en la pública por ahí resulta que a sus propios hijos los envía a la privada, el problema es que ese concepto de “lo público” hoy se ha reducido a “gratis” y ahí estamos en un problemón de aquellos. El macrismo tiene muy claro que no quiere escuela pública, que la quiere reducir a su mínima expresión y va a avanzar a caballo de las evidencias que se le presentan de pechito. El problema es que recuperar la escuela pública es una tarea de estado y el estado porteño en manos de Macri va a poner todo el empeño en fortalecer la privada porque eso es lo que le garantiza el formateo de las nuevas generaciones dentro de una cosmovisión afín con su proyecto. La pregunta que tenemos que hacernos es desde dónde damos la batalla los que estamos convencidos de la necesidad de una escuela pública poderosa y, la verdad, es que lo que tenemos en perspectiva es muy poco. Si cada familia que mejora su situación saca a los chicos de la pública, estamos derrotados, y eso está pasando hoy en la ciudad de Buenos Aires.

La escuela pública ha perdido sentido en la CABA y hoy es sólo escuela gratuita.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

Leave a Reply