La clase media y el paro

Tanto cuando se trata de oponerse como de apoyar, a Clarín no se lo podrá acusar de tibieza… La cobertura del paro del conjunto de medios durante las primeras horas de la mañana, que es el momento en que se define su impacto, fue cosa seria. Un nivel de militancia a favor del gobierno que, la verdad, sorprendió hasta al más avisado. Los musicalizadores estuvieron de parabienes, mandando las bandas de sonido de los films de terror más taquilleros y los conductores y conductoras no lograban disimular cierta ansiedad porque se pudriera todo para lograr imponer la palabra tan ansiada y que tanto impacta en la teleaudiencia residencial: “Caos”…

Belgrano, uno de los barrios con más alto nivel de vida y mejor capacidad de consumo de la ciudad dio la nota: frente a los establecimientos de educación paga, donde diariamente es un problema transitar por los coches estacionados en segunda y tercera fila, hoy se podía pasar con menos inconvenientes pues la asistencia fue notoriamente menor (y eso que en las privadas los paros no se notan, mejor dicho: no se notaban, hasta esta mañana) y se me ocurre que esto es un síntoma que debería preocupar no sólo al gobierno sino al conglomerado de fuerzas económicas que lo sostiene. La reacción de sectores importantes de la clase media belgranense, quedándose en sus casas estaría revelando un inocultable estado de insatisfacción con las consecuencias de la economía del gobierno macrista y el paro ha sido una coartada ideal para manifestar una adhesión silenciosa, un acatamiento mudo y si se quiere vergonzante, pero acatamiento al fin. Es que no hay un sólo indicador alentador y eso tarde o temprano hace mella hasta en los más convencidos. La clase media ve cada vez con más preocupación cómo ha tenido que empezar a recortar sus niveles de consumo; el changuito repleto en muchos casos ya es cosa del pasado, ni hablar de cuestiones como el recambio de las cubiertas del auto o pintar el cuarto de los niños. Luego de 10 años de estabilidad, luego de tener claro cómo venía el camino, han empezado los nubarrones, y eso impacta por debajo de la línea de adhesión o no al gobierno. Es que no se visualizan datos, puntas que hagan suponer hoy aquí y ahora que la tendencia es a mejorar. Ayer, puse datos brindados por un economista insospechado de adherir al kirchnerismo, que son irrefutables: No se espera reactivación del mercado laboral en el resto del año y lo único que crece son las escrituras, el agro y las venta de camionetas. Esto significa, por ejemplo, que aquél que sea despedido no conseguirá un nuevo empleo en el mediano plazo ¿Tenemos conciencia de lo que esto significa y cómo impacta en ese matrimonio que está pagando cuotas del autito que se pudo comprar con el Procreauto?

La clase media no se ve reflejada para nada con el piqueterismo que hoy activó en varios accesos a la CABA y en su mayoría siente un fuerte rechazo al triunvirato de la CGT pero eso va por un carril paralelo a su preocupación, que es la que hoy la hizo quedarse en su casa más que en otros paros. Mientras los medios ratificaron lo que todos sabemos en relación a su involucramiento con el gobierno y el proyecto de Cambiemos, el gran quiebre se empezó a observar, aunque de manera tenue, en los sectores medios y es un dato no menor para manejar en esta etapa. Porque lo que ningún medio de los que no dejan de blandir la concentración del sábado en apoyo al gobierno se dignará a reflejar es este otro costado de un sector fundamental de la sociedad, que por sobre todas las cosas siente pánico al no ver más que nubarrones en el horizonte.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. También podrías mencionar que #YoNoParo se posicionó a nivel mundial. Resulta raro que tanto CGT como Gobierno se declaren triunfantes.
    Mucha gente no salió a trabajar por los públicos aprietes: tienen muy presente -por lo de Viviani, lo del 24 y propiamente por la toma del escenario cegetista, incluído el “trofeo” del atríl- que los “residuales” están mal de la cabeza. Y peor aún, que se arrogan la representatividad de las bases.
    En fin, un paro que fortalece a Macri y sigue sin resolver la debilidad de la CGT. Lo triste es que ambas cosas ya se sabían de antemano.

  2. ¿fortalece a macri?
    yonoparo es o fue mundial?
    nadie en el mundo ha debido hablar de la constante agresión otan-usa a siria o de la reunión trump-Xi Jinping, cierto, todo el mundo ha hablado de la importancia del davitos y subsecuentemente, como todos vimos, como trabajaron, por suerte, xq ellos #no paran, son 24 horas ladris

      1. Ano, porque pones acento sobre la palabra “eso”? Y si el paro beneficia a Macri, permitinos expresar pensamientos desorganizados, que marquitos y triaca parecen que sí se esfuerzan en organizar y repetir absurdas letanías.

  3. “La reacción de sectores importantes de la clase media belgranense, quedándose en sus casas estaría revelando un inocultable estado de insatisfacción con las consecuencias de la economía del gobierno macrista”
    Equivocado. Los colegios estuvieron abiertos pero muy pocos docentes son de la zona, necesitan transporte y no podían llegar. En casi todos los colegios avisaron que iban a abrir pero que no sabían quien iba a estar para quedarse con los chicos. Ergo, nadie los mandó. Y no por mayoría silenciosa que no se anima a decir que se adhiere al paro. Sino porque no tenían más alternativa.

  4. BAHIO: En tu último párrafo descubrís, (sin darte cuenta, claro), el poder de la clase trabajadora. Que no es más que la necesidad que la comunidad tiene de ella, (aunque no la reconozca y pretenda ignorarla o menospreciarla), para poder funcionar cotidianamente.

    1. @Ricardo:
      Hablá por vos; yo no menosprecio ni ignoro nada. No tergiverses ni desvies. Yo en ningún momento cuestiono el paro ni hago juicios de valor. Todo va en tu cabecita.
      Estoy diciendo que la clase garca de Belgrano no adhirió al paro porque no pudo moverse. No porque la están pasando mal y no se animan a enfrentar la realidad de admitirlo ante el gobierno que supuestamente ahora les da un poco de verguenza haber votado. Cuestiono un argumento de Gerardo, nada más. Lo demás va por vos que encima me tratás de boludo. Fijate quien salta como loca.

  5. Ah, no.Para mi no es así. Si los chicos faltaron al colegio por dudo que haya sido por plegarse al paro sino que aprovecharon para faltar. Y además los transportes escolares no quisieron trabajar por temor.
    Obvio que nadie está contento ni viviendo en Disneylandia. Pero dudo mucho que la clase media trabajadora quisiera plegarse al paro.No está en su pensamiento.Creo.
    A pesar que también somos . ” clase trabajadora o laburante”. Porque por tv escucho a gramialistas hablar como si solo ellos y sus protegidos laburaran. La clase media laburadora trabaja todos los días de 9 a 18.
    Y también seguramente lo quiso hacer ayer, pero no lo veo tan a voluntad, la adhesión o no. El transporte y el miedo a la calle engaña mucho respecto al resultado de acatamiento.

    1. Bueno, parece que algunos no se dan por enterados hoy del éxito del parazo. Esperen a octubre, a ver si lo de ayer es pura imaginación de los gremialistas o algo más. Supongo que aguardan con ansiedad….

Leave a Reply