Hambre y represión

María Eugenia Vidal habló anoche de una “Campaña de miedo” y no deja de llamar la atención porque parecieran declaraciones de alguien absolutamente enajenado, que no ve la realidad o bien que está recibiendo un recorte muy sesgado de lo que está pasando en la provincia que gobierna.

pepsico1

La gente hizo colas de horas frente a los supermercados buscando comida barata, colas inmensas de sectores medios y medios bajos, porque el resto ya no le queda capacidad de consumo ni para lo imprescindible. Hoy, en los gabinetes PRO debaten el impacto negativo del 50 % de descuento de ayer, porque instaló una imagen que rebate de cabo a rabo el discurso oficial. Esa desesperación por el consumo de lo imprescindible es imposible de ocultar. La crisis avanza y es incontenible, imposible de frenar, imposible de dejar de transmitir, porque basta que un medio se haga eco de 8 cuadras de cola frente a un súper para que el resto se acople ya que si algo no se puede perder es la primicia, entonces -y en función del siempre primero y mejor- medios afines al oficialismo terminan legitimando una realidad imposible de ocultar.

50-por-ciento

Son dos caras de un mismo problema y es que la sociedad se acostumbró a llegar a fin de mes y ahora pugna ya no por seguir avanzando sino por conservar lo poco que le queda. Hambre y represión, la combinación más horrenda que siempre tienen como causa las políticas antipopulares de gobiernos reaccionarios. Pepsico viene siendo noticia desde un mes atrás cuando se produjeron los despidos y era sólo cuestión de esperar estas imágenes. Es que el estado, en manos del PRO, es obvio en su gestión a favor de las multinacionales garantizando siempre la ejecución de sus planes. Jamás gestionará a favor de los trabajadores porque esa es su razón de ser.

Esto, que escribimos y leemos de memoria, sigue siendo el eje de fondo de nuestra problemática. El punto es qué hacer luego de que los móviles se retiren y el humo del caucho quemado se esfume, el punto es cómo lograr reconstruir el movimiento popular. En política las cosas son más fáciles de lo que se cree, el problema es que a veces lo fácil es muy difícil de concretar. Requiere humildad, capacidad de autocrítica, compromiso social y político pero fundamentalmente conciencia en que si no se gesta un bloque social y político sólido, que reconstruya los pilares de los últimos años lo más probable es que luchas como la de Pepsico queden sepultadas en horas por otros temas y así sucesivamente.

* Gracias por apoyar esta página visitando las publicidades!!
Gerardo

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

Leave a Reply