Escuela pública y voluntariado

Soy hijo, hermano, esposo y padre de docentes, fui cooperador activo durante los años escolares de mis hijos. Desde ahí te hablo a vos que pensás en ser voluntario para ayudar a la escuela pública. Te voy a tirar algunos datos para que veas que en realidad podés colaborar con la escuela pública sin tener hijos en edad escolar. En primer lugar debes saber que una vez que pongas un pie en la escuela por dentro, jamás podrás sacarlo, salvo que te lleves a tu hijo contigo. Llegará un momento en que sentirás que no podés irte dejando a tu hijo dentro de ese edificio, ese hijo que llevará en su conciencia para toda la vida la marca de haber visto en los recreos a su papá yendo y viniendo con la directora del comedor a los baños, de la sala de caldera a la Dirección.

Vos que querés dar una mano a la escuela pública, podés hacerlo aunque no tengas hijos en edad escolar. Por ejemplo podés donar dinero a la Asociación Cooperadora y hasta participar en ella. Nunca se le puede negar el derecho a participar a nadie y muchísimo menos ahora, cuando Horacio y María Eugenia lo están solicitando. Podés dar una mano arreglando y pintando los pizarrones; podés colaborar arreglando los mingitorios de los baños, que no paran de perder agua; si la escuela tiene caldera en desuso podés averiguar cómo hacer para encenderla (y de paso averiguar si la Dirección de Infraestructura escolar del gobierno de la ciudad reemplazó al Sr Ruíz, que ya estaba mayor hace 10 años y era el único que tenía en la cabeza todas las calderas escolares de la ciudad. Si Ruíz no aleccionó a algún empleado, la ciudad habrá perdido décadas de expertise en la materia)

Podés colaborar con la comisión de comedor, para ver mañana tras mañana qué tipo de carne y de verduras consumen los chicos al mediodía. Muy probablemente veas por primera vez con tus propios ojos algunos cortes como Aguja, por ejemplo. En algunas escuelas verás también los suculentos almuerzos que le preparan al personal de Dirección… serás testigo en vivo y en directo cómo en algunos casos el poder docente se funde con el concesionario del comedor en una rosca perversa y apestosa…

En esa escuela donde quieres hacer el voluntariado verás docentes sin estímulos, pero también otros que ponen más que lo que se les pide. Por supuesto que son minoría, pero los hay. Verás en vivo y en directo cómo al estado le preocupa que la escuela funcione, como sea, pero que funcione, o sea, que esté abierta de 8 a 17. Verás también el caso de padres que gracias a un trabajo digno, se pudieron dar el lujo de “sacar a los hijos de la pública” y anotarlos en un privadito barato, parroquial y te asombrarás cómo cambia su gesto al salir de su casa con la nena vestidita de uniforme, “ahora la nena pertenece” parece decir con su cara ese vecino que ya no sabe qué más ajustar para no tener que volver a ponerla en la pública…

En esa escuela también verás niños de condición extremadamente humilde pero con una vocación conmovedora por aprender que no son debidamente acompañados, hasta que ese impulso va siendo aplacado por un sistema escolar que todo lo achata y no tiene pensado qué hacer para casos como estos.

Cuando te metas en la vida de la escuela te desayunarás, por ej, que el Polideportivo de Manuela Pedraza y Crámer (la vieja cancha de Platense) o el de Freyre y Conde, entre Concepción Arenal y Matienzo (Chacarita) son del gobierno de la ciudad y administrados por las cooperadoras del distrito y que en casi todos los distritos existen polideportivos similares ¿Sabés cuántas cosas se pueden hacer? Pero no, están concesionados…

Cuando entres a esa escuela, las sobremesas con tu pareja invariablemente pasarán por el suceso del día en materia de Infraestructura: que si se arregló en ventilador, que si depositaron el subsidio para Mantenimiento, que si la Directora no puso palos en la rueda para esto y aquello. Porque el sistema es tan perverso que delega en la Dirección la última palabra y última firma para cualquier decisión, con lo cual queda garantizado en buena medida que burocracia estatal tendrá siempre la última palabra, lo que no está del todo mal, empero.

Defender la Escuela Pública tiene una nobleza imposible de describir. Cuando estando en la Cooperadora los pibes me saludaban con ese afecto virginal de un niño, el alma se me conmovía. En mi vida, si algo hice bien, fue ser cooperador. Ese 9 de julio de 2007 que nevó, me vio salir de casa en pleno feriado para ir a la Escuela Nº 5 del Distrito Escolar 10 a encender la caldera para que al día siguiente los pibes no se murieran de frío. En esos años comprendí cuánto se puede dar no por el otro sino por todos nosotros. Comprendí que cooperar no es un voluntariado para ayudar a los demás ¡Noo! Cooperar es comprometerse con el tiempo que te toca vivir, entendiendo que lo que hay que cuidar y mejorar es lo que es de todos. Comprendí también que si mucha gente entendiera cuántas cosas se pueden hacer si nos juntamos en la escuela, en el Club y en el barrio nuestra sociedad mejoraría y mucho. Quien necesita voluntariado es nuestra patria, amigos míos. Tenemos un país que en los últimos años mejoró pero precisamente por eso hoy se está tratando de convencernos de lo contrario. Venimos de un tiempo en donde muchos vimos cómo más tarde o más temprano el estado daba una respuesta. Por supuesto que eso fue incompleto y quedó inconcluso, pero fue algo que vimos y palpamos. Vimos cómo una ama de casa se jubilaba sin importar a quién votara, vimos un plan para darle lo básico a una madre sin recursos y vimos cómo ese contrapeso reaccionario que tenemos en nuestra sociedad criticaba a los “planeros”. Vimos cómo se puede rearmar un país, por encima de errores cometidos (el que esté libre de haber metido la pata alguna vez que levante la mano) por encima de falencias y por encima de no habernos dado cuenta a tiempo de que muchas cosas podían corregirse sobre la marcha.

Pero volvamos a la Cooperadora de esa escuela que está a dos cuadras de tu casa que está esperando que te arrimes y le des una mano. ¡Andá, metete, tomá partido! Sin saberlo, sin imaginarlo y sin pensarlo, no estarás dando una mano a esa escuela, le estarás dando una mano al país, a tu país, a nuestro país… El resto, que básicamente es la toma de conciencia que engendra el compromiso, el resto viene solo, y siempre apuntando para el lado correcto.

ALGUNOS POSTEOS SOBRE MI EXPERIENCIA COMO COOPERADOR

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2008/11/escenas-de-macrismo-explcito-en-las.html

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2008/05/esto-pasa-en-las-escuelas-de-mauricio-y.html

La quimera 2.0 del PRO

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2011/09/este-fue-durante-7-anos-mi-lugar-de.html

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2008/06/esto-pasa-en-las-escuelas-de-mauricio-y.html

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2008/06/las-escuelas-sin-gas-el-macrismo-y.html

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Sería muy esperanzador si el voluntariado realmente se comprometiera con algo así. De paso si andan por las escuelas del conurbano van a poder ver que, en la mayoría de las escuelas medias, la cooperadora está formada por docentes de la institución, porque NADIE se acerca a participar. Por algunos de esos mismos docentes a los que estos le quieren romper la huelga.
    En muchos otros (como en la escuela de mi hija en la que soy, además, docente y cooperadora) el grupo de cooperadora está formada por padresy docentes. Y docentes/padres.
    Pero no van a llegar a enterarse de esas cosas.

  2. Qué gran post, Gerardo, muy bueno.

    Es genial la vuelta de tuerca que le das al tema del voluntario carnero para que se transforme en un voluntario de los necesarios. Cosa que, por supuesto, no va a ocurrir porque son distinto tipo de gente, pero el señalamiento es válido.

  3. Gerardo: creo que tu post esta dirigido hacia el 1% de los “voluntario de redes sociales”, el 99% son hdp que solo declaman su compromiso con la educacion pero que cuando haya que dejar la comodidad del aire acondicionado son capaces de dar de baja la cuenta de facebook para que no los encuentren.
    ¿realmente crees que la vieja que hacia cacerolear a la mucama va a ser voluntaria en una escuela?

Leave a Reply