El pecado de subestimar

Por Alejandro Grimson
REVISTA ANFIBIA

¿Estamos ante un verdadero giro a la derecha de la sociedad argentina? La expresión “giro a la derecha” parece útil si uno quiere evitar reflexionar sobre una serie de cuestiones. Aquí la elección no fue entre Macri y Cristina, sino entre tres candidatos más similares entre ellos. Si la sociedad tenía algún reclamo de “menos confrontación”, que es posible, fue anterior incluso a las PASO y eso incidió en la definición de las candidaturas. Otro elemento a considerar es que hay que preguntarse qué percepción de Macri y Cambiemos tienen distintos sectores de la sociedad. Los anti-macristas de la primera hora (permiso: usaré la primera persona del plural) tenemos derecho a estar convencidos de que en los temas cruciales aplicará políticas de derecha (lo más a la derecha que pueda). A lo que no tenemos derecho (porque es un error político grave) es a suponer que eso mismo imaginan todos sus votantes. Hay una distancia evidente entre lo que algunos consideramos que es el plan de gobierno de Macri y Cambiemos y el discurso electoral que han tenido, inclusive el mismo domingo 25 después de la elección. Han ido construyendo un discurso moderado que se apoya en el giro en la apreciación sobre la Asignación Universal por Hijo (AUH), de Aerolíneas Argentinas o YPF, entre otras cosas. Todos tenemos derecho a creerle o no a los candidatos. En cambio, no tenemos derecho a creer que la sociedad vota con el archivo en mano. Y menos aún con el archivo que cada uno quiera y no con el otro archivo. A esa altura, el análisis político se torna imposible. Una cosa es tener deseos políticos, otra cosa es creer que un análisis caprichoso y autojustificatorio puede ser una buena base para una política interesante.

Completo, acá

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

Leave a Reply