El macrismo no está derrotado

La estrategia del macrismo, que incluye al 90 % del dispositivo mediático que le es estrechamente afín, ha sido responsabilizar de todos los males al gobierno de Cristina y en los últimos días del año pasado, se sumó el poder judicial moviendo fichas en el mismo sentido.

Digamos desde ya que Cristina ha sido quien más se ha mostrado dispuesta a colaborar con los requerimientos judiciales. Lo sabía mucho antes de las elecciones de 2015 y así y todo no buscó cargo alguno para cubrirse ante los ataques que, sabía, sobrevendrían si el peronismo perdía.

Ya ha pasado un año y día a día y al levantamos y encender la radio o la tele sentimos que todo lo que nos “informan” ya lo conocíamos, que no hay un sólo elemento nuevo ¿De dónde viene esta sensación? Es sencillo: el macrismo es esto que estamos viendo, un proyecto político totalmente consustanciado con los intereses de las clases dominantes. El seleccionado de Ceos en el gabinete es la confesión irrefutable.

Mientras el aparato mediático la emprende contra Cristina y otros funcionarios, el gobierno opera con un bisturí sumamente preciso en áreas estratégicas, como el sistema de medios, que se ha concentrado aún más de lo esperado y cuyos resultados ya se están empezando a sentir.

La pregunta es cómo se frena este retroceso a los noventa y me refiero a la ausencia de un proyecto, que si bien es cierto hay que ir delineando, de momento no parecen visualizarse pruebas de que, al menos, se lo esté alumbrando. Digamos ya mismo que es lógico que esto suceda. 12 años de gestión dejan marcas vacíos que es muy difícil llenar. Pero lo más importante, me parece, es entender que no se logrará que la sociedad retroceda, que todo llamado a volver es antihistórico si no se lo reviste de elementos que comuniquen al pueblo que se entendieron muchos de los errores que nos llevaron a la derrota y que hay no sólo voluntad sino ganas de analizarlos para encontrar una superación y así mejorar.

Pero hay también otros elementos a tener en cuenta, como por ejemplo, que aún cayendo en las encuestas, Mauricio Macri tiene hoy un piso que es superior a lo que obtuvo en la primera vuelta de 2015. Si allí obtuvo un 34 %, hoy, en todos los sondeos, aparece por encima del 40 % ¿De qué nos habla esto? De la consolidación de un piso en torno al tercio, similar en lo numérico al del peronismo. Con lo cuál, la disputa se focaliza en ese tercer tercio, volátil, cambiante, que define las elecciones y fue partícipe tanto del 54% de Cristina como del 51 de Macri. Un tercio de gente común, con una fuerte carga de especulación, con ánimo de pertenecer al bando de los ganadores, aunque en su vida concreta los ganadores lo arruinen y otras particularidades que no viene al caso mencionar ahora.

Digo que para ganar hay que tener la capacidad de presentarle al electorado elementos discursivos y propositivos que le den la sensación de que le convenimos más nosotros que el macrismo. Yo me centraría en esto, en cómo hacer para que el argentino medio sienta que volvemos a ser lo más conveniente para ayudarlo a remar la diaria.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Muy interesante tu artículo. Y coincido con la necesidad urgente de un análisis que ofrezca una propuesta superadora. Al final, es imposible “volver” si nos ganaron porque lo que se propuso no satisfizo. Si fuimos derrotados. Saludos.

  2. Alguien en su sano juicio de los de este lado puede pensar en que el macrismo está derrotado? Dónde viven? Un año de sufrir al gobierno de la derecha y continúan en una burbuja si tienen eso en la cabeza
    Te acordás cuando en enero, febrero 16 se decía que cuando arranque el congreso se lo frenaba? O pensar que con tres días en plaza de mayo se liberaba a Milagro…
    En fin, los inviernos son largos y sin abrigo, por eso son inviernos…
    Y cantando ” a volver, a volver” no se gana ni un voto, así que muy de acuerdo con tu escrito. Saludos

  3. La primera cosa es mostrarse seguro, Y si estoy pensando en que hicimos mal como si eso fuera lo determinante, me parece que hacemos dudar. La cuestión gruesa es que se sale adelante con trabajo en blanco para todos y todas, no para algunos y algunas. En eso estábamos cuando perdimos, entre otras cosas por tremendas operaciones. por ej, contra Anibal Fernández. ¿Quien o quienes participaron? El resto es cuestión de comparar, nada más. Y dejar de lado las dudas. Hay un partido nacional, popular y democrático que va mutando. Y hay otro partido ligado a las corporaciones internacionales de base financiera. ¿Qué más?

  4. Como se puede pensar en la vuelta de un peronismo que desde hace anos no piensa en la gente? Cualquier partido politico necesita ser honesto y pensar en la gente, cuando se piensa en el beneficio del partido antes que en la gente, la gente lo reconoce y los rechaza en las elecciones. El peronismo deberia haber denunciado la corrupcion kirchnerista, la inflacion, al pobreza, como lo hace ahora con el Macrismo, pero hace falta honestidad intelectual para criticar a los de afuera como a los de adentro, y el peronismo no tiene eso, por eso creo que el peronismo con los dirigente lacras que tiene esta condenado a una nueva derrota.

Leave a Reply