El FR no viene a corregir los errores del kirchnerismo sino los del menemismo

massa-giuliani

Las usinas ideológicas de “los mercados” han sostenido persistentemente que los ejes estructurales del modelo aplicado en los noventa gozan de buena salud y que la debacle del 2001 se desencadenó por la falta de pericia de la Alianza. Néstor Kirchner vino a plantear que el error estructural radicaba precisamente en aquellos ejes y que se imponía modificarlos, reposicionando al estado como ariete central de la reconversión. Así lo hizo, y si bien todavía no se ha logrado desguazar totalmente la estructura que dejó el neoliberalismo, la gestión afincada en la revalorización de la estructura estatal cosechó un fuerte consenso en la sociedad.

En medio de esa fuerte hegemonía kirchnerista “los mercados” anduvieron a los tumbos sin poder construir la fuerza política ni el candidato que expresara una actualización de las bases noventistas, un menemismo 2.0, digamos, con política y territorio pero, sobre todo, con electorabilidad, hasta que irrumpieron el Frente Renovador y Sergio Massa, que si bien al principio se mostraron como una suerte de continuidad “razonable” al kirchnerismo a poco de andar exhibieron un posicionamiento político-ideológico muy distinto.

Por eso es central no confundir el análisis: el Frente Renovador no viene a corregir los errores del kirchnerismo sino los del menemismo. Su composición expresa a todos aquellos sectores que se mantuvieron agazapados en la periferia K esperando que los tiempos cambiaran para retomar la senda noventista y en la actualidad, sus posibilidades de éxito dependen de la capacidad que tenga el Frente para la Victoria de mostrar gobernabilidad y gestión en lo que le queda de mandato.

El péndulo está volviendo, inexorable, en la región y se avecina un cambio de clima: regresan impetuosos “los mercados” y ahora sí que vienen por todo.

Si el Frente para la Victoria le ofrece a la sociedad una perspectiva electoral que garantice gestión y sale airoso de las corridas que están a la vuelta de la esquina, tendrá argumentos de fuste para mostrarse como la continuidad más sensata a los gobiernos de Néstor y Cristina. De lo contrario, los reflejos noventistas que siguen intactos harán de las suyas con un candidato que sin miramientos le garantiza al establishment el retorno a las fuentes.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Para “corregir los errores” del riojano más infame, sospecho que NO viene massita, viene a “completar la obra” e, incluso, haciendo ostentación de la ausencia de carisma y picardía (y menos, el olfato por lo popular) del original. Una fotocopia con poco tóner y mucha prisa.

  2. Una de las ideas de fondo de la ‘restauración’ noventista es que si bien lo otro finalmente no anduvo, ***con este precio de la soja, sí se puede***.
    Ojo, esta es la principal idea que se debe refutar en la discusión política, porque unos cuaaaaantos la pueden comprar.

Leave a Reply