Dónde va la gente cuando hay Marcha

Hay dos imágenes de ayer que me inquietaron, primero en la Plaza y luego en C5N. En la Plaza me sentí como en una reunión de conocidos, todos convencidos de lo mismo, todo muy clase media suelta que habitualmente se moviliza por DDHH y me encantó, por cierto, pero tanto a la ida como a la vuelta, en el tren y el subte no pude dejar de observar el gesto de los laburantes que se apretujaban para no quedar afuera del vagón. Esas caras no se manifestaban ni a favor ni en contra del 2×1 sino que demostraban estar otra sintonía, en otro mundo, seguramente desconectado del tema que nos convocó a los que llegábamos. Pensé que ahí está la porción de votos que se requiere para hacer una diferencia en octubre y no pude menos que preocuparme al sentir que hay dos mundos: el de la familia de Palermo que llegaba a Diagonal Norte y el flaco de Ezpeleta que labura de mozo y pugnaba por llegar cuando antes a su casa.

Luego, las imágenes nocturnales de C5N, con los mismos famosos y famosas del cristinismo clásico me parecieron directamente un corralito vintage. Una suerte de seisieteochismo tardío, que sólo cautiva a una audiencia ya predispuesta a ese tipo de ceremonial gastado. Una visión de la realidad política sesgada y muy influenciada por esas miradas que parecen estancadas en el 9 de diciembre de 2015, ese lamerse la heridas, esa propuesta sólo apta para los convencidos, sin autocrítica, sin repasos de lo actuado y consecuentemente sin transmitir una oferta de futuro a la sociedad. Lo que me preocupa es que si siempre supimos que con el peronismo no alcanza para ganar elecciones y las dos últimas votaciones en PBA no hicieron más que ratificar esa certeza, entonces por momentos parece que si no se tienden puentes con esos sectores sociales que están simplemente en otra, no se podrá acumular la fuerza suficiente para ganarle a Vidal y sus listas.

Todos los sondeos de opinión indican que tanto Cambiemos como el kirchnerismo/peronismo tienen un piso en el orden del 30 % que por el momento es inamovible, mes a mes. Las oscilaciones son menores y su incidencia casi nula puesto que no se eligen cargos ejecutivos. El candidato que más problemas enfrenta es Sergio Massa, eso es innegable, básicamente porque se lo percibe panqueque, pero fuera de eso, lo más grave para el peronismo es que si se da el escenario de polarización que viene gestando el macrismo, es precisamente porque la única gran mudanza de votos se daría del massismo al macrimo ¿Por qué? Porque contrariamente a lo supuesto, el fuerte del Frente Renovador no es un electorado peronista sino esa clase media baja a la que hace rato el kirchnerismo no interpela. Ese sector de mediana edad tiene una ligazón ya muy lejana con ese peronismo emocional de sus padres, pero lo más grave es que ya no vota al kirchnerismo porque siente que la redistribución no le llegó o que si le llegó ya no le alcanza y entiende que deben ser otras fuerzas políticas las que le posibiliten ir por más, así lo ha manifestado con su voto en las dos últimas elecciones, al fin y al cabo.

Todo esto requiere de estudios y actualización en materia de propuestas porque si nos quedamos en la fácil, que es imaginar un regreso masivo del voto popular a nuestras listas porque el macrismo los traicionó estaríamos practicando un análisis de un voluntarismo ensimismado, que es el peor consejero para la acción política. Suponer que la sociedad cambia el voto de un año a otro así porque sí es un error grosero. Por eso se requiere pensar estrategias y propuestas para llegar a un electorado que fundamentalmente está decepcionado y por sobre todo defraudado por la política y por eso está predispuesto a familiarizarse más con el discurso de antipolítica que trabaja el macrismo que con el del peronismo, que viene además de gobernar la PBA durante casi 30 años de manera ininterrumpida y que si bien hizo mucho, es tanto lo que sigue faltando que es por ahí por donde se filtra el discurso vidalista.

Es preciso entender que si bien se hizo muchísimo en la PBA, es mucho más lo que falta y que es precisamente en este punto en donde se fortalece el latiguillo vidalista del “Ahora sí se van a hacer las obras”. Analizar este escenario deja un sabor amargo, para qué negarlo, pero hay que enfrentarlo confiando en nuestra propia capacidad para salir adelante.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Gerardo, hay algo que no entiendo de lo que siempre planteas.
    Vos tomas la foto de hoy, con el mozo que vuelve a su casa harto de laburar y que piensa que el Kirchnerismo no le dio cabida y que tiene esperanzas en los globos amarillos. Y la planteas como permanente.
    A ese tipo Macri no le da cabida alguna.
    Para que nos tenemos que calentar por semejante tarado? Ya va a volver solito con el rabo entre las piernas, rogando que vuelva Cristina!
    No entiendo como van a evitar los Macristas que ocurra eso.
    Solo hay que esperar…
    O me pierdo algo?

    1. Luciano, hay algo que no entiendo ¿Qué te hace suponer que ese flaco piensa que el kirchnerismo no le dio cabida y que por eso tiene esperanzas en los globos amarillos? Seguí esperando, tranca

  2. Mirá, siento que quizás te moleste lo que tengo que decirte, pero no lo puedo evitar. Tu discriminación sintetizada en “Palermo”, tu desprecio a mostrar ideas y sentimientos por un día tan especial sintetizado en “678” (yo no comparto ese desprecio aunque criticara cosas, como que no) y tu obsesión por la autocrítica que ya se parece a una confesión religiosa, todo eso me hace dudar de tus ideas políticas. Y ojo que soy bastante misántropa, no vas a encontrar en mí sentimentalismo barato por la “gente” ni el “pueblo”. Pero la resistencia sí vale. No sólo las roscas, como decías en tu posteo anterior, también la resistencia. Alicia lopez.

  3. Gerardo,

    Discrepo con vos en un punto. El laburante de Ezpeleta que pugnaba por llegar a su casa es al que más le han afectado las políticas de Cambiemos. Es el que ya no puede darse un gusto porque tiene que pagar la luz más cara, el gas más caro, el agua más cara, el transporte más caro, y con lo que le queda del sueldo hacer magia para comprar alimentos y mandar a sus hijos a la escuela. Claro que no piensa en el 2×1 piensa en que hasta hace dos años su sueldo le alcanzaba para todo y hasta para ir a comer un pizza con la familia de vez en cuando. Ese trabajador clase media baja que podía irse unos días de vacaciones, que se pudo comprar el plasma en cuotas y ahora ya no llega a fin de mes.
    Ese pueblo no va a la plaza ni ahora ni antes por las razones que se movilizó ayer la gente. Puede ser que vaya a la Plaza con su sindicato si lo convocan, pero ese pueblo quiere vivir mejor, quiere vivir como hace dos años y eso vuelca el voto contra Cambiemos. No sé si todos van a votar al FPV/PJ o al Frente Renovador pero que no van a votar a Cambiemos, eso es seguro.
    Te hago una cuenta de almacenero. Cambiemos ganó en balotage por el 51%. El 49% que votó a Scioli en 2015 no va a votar a Cambiemos y de los desencantados de Cambiemos, que hay muchos, pueden votar al peronismo o al massismo. Eso todavía no lo sé.
    Gachi

    1. Es una excelente sintesis de la situacion. La clase media baja va a inclinar la balanza en octubre. Abrazo

  4. “Una suerte de seisieteochismo tardío, que sólo cautiva a una audiencia ya predispuesta a ese tipo de ceremonial gastado”. Exactamente igual a los 4 puntitos d rating q consumen a los ingarchables y animales muertos. Y respectos a los 37 puntos 2015 fueron a nivel nacional, en PBA fue 39% con un candidato q no era Cristina, ergo: esos 39 puntos es el piso PBA ( con un potencial techo 51% ballotage 2015 en PBA), con eso se gana y un triunfo d Cristina adelanta la fecha d vencimiento del contrabandista.

  5. Bien dicho, es nuestro piso ¿quién dice cuál es nuestro techo? En 2011 sacamos el 54%
    y en 2007 el 45% y con eso qué? Distintos momentos, distintas circunstancias… Los votos se cuentan de a uno y hasta el 22/10 a la noche no sabremos qué pasó.
    Gachi

    1. Si, pero en 2011 tenías el efecto fresco de la muerte de Néstor y fundamentalmente, la ausencia de una oposición articulada. A los dos años volvimos a la derrota del 2009. En cuatro elecciones, 3 a 1 abajo…

  6. Aseverar que Cambiemos tiene un piso del 30 % es como jugar a la quiniela por un mero pálpito. Nadie te puede asegurar que vas a acertar. Más allá de lo poco confiables que son las encuestadoras, dos empresas insospechadas de filokirchnerismo como M&F y Aragón dan a Cristina y Massa peleando cabeza a cabeza en Provincia y a Cambiemos en un lejano tercer puesto. ¿será así? Hasta que no se abran las urnas yo no creo en ninguna. Ni en las propias ni en las ajenas.

    1. Tenés razón, Hugo, todas las encuestas mienten. Y es mentira tanto que Cristina mide arriba del 30 como que Vidal tiene una imagen de la hostia. Incluso las que dicen que Macri se viene cayendo a pedazos. Tenés razón

  7. El laburante del conurbano que solo pugna por llegar a su casa, ajeno a las veleidades progres de la clase media porteña sería el personaje Mateo de la novela “no habrá más penas ni olvido” del Gordo Soriano. Ese que dice “pero si yo nunca me metí en política, siempre fui peronista” Es una visión con un marcado tinte gorila.

  8. No sé Gerardo, me parece que no podemos ponerle a c5n el peso de hacer la estrategia de campaña. Habría sido mejor llevar figuras que le hablen a nuevos públicos para hacer que se interesen en esto? ahora que lo mencionas… sí. Pero Navarro no es una extensión del cerebro de Cristina, no creo que haya hecho todo ese análisis a la hora de planear un programa.
    Por mi parte me gustaría ver un análisis y explicación más llana sobre por que la política de Macri y la de Cristina dan resultados tan diferentes para la gente, donde está la diferencia. La población se estanca en una ensalada de quien es el más corrupto y hasta ahí llegan sus consideraciones. No saben pensar su país. De industrialización vs. granero del mundo, defensa del consumo interno o no, que significa cuando Macri te dice “competitividad”, la toma de deuda para tapar baches en lugar de para hacer obras. Hay que militar eso y no quiero pensar que depende solamente de un canal de televisión sino que las iniciativas salen de nuestros referentes y que se militan en varios frentes.

  9. MIENTRAS MUCHOS VOTANTES SIGAN CREYENDO QUE LO QUE TIENEN ES EXCLUSIVAMENTE POR MÉRITO PROPIO, QUE LO QUE LES FALTA ES POR LA PESADA HERENCIA QUE DEJÓ LA YEGUA, Y QUE HAY QUE DARLE MAS TIEMPO A MAURICIO, LO ÚNICO QUE PODEMOS HACER ES SEGUIR MILITANDO EN LOS BARRIOS, UNIDADES BÁSICAS, LUGARES DE TRABAJO E INTERNET.

    LA CANTIDAD DE JÓVENES QUE CONCURRIERON AL ACTO DEL 2X1 ME HACE PENSAR QUE VAMOS POR EL BUEN CAMINO.

    PERO, COMO SEÑALABA RAÚL ALFONSÍN, SI LA SOCIEDAD SE HA DERECHIZADO, TAL VEZ DEBAMOS ACOSTUMBRARNOS A PERDER ELECCIONES.

  10. Gerardo. creo que ves la “gente que no va a las marchas” desde el prisma de barrio Palermo. como si no estuvieras con ellos, parece que les tenes miedo a lo que piensen y parece que asumis el pesimismo de la derrota de no saber interpelarlos. porque no te pones en su lugar… te preocupas por lo que dice c5n o TN, si eso los pone de este lado o aquel lado. Es tal vez una deformacion profesional. sobrestimas a los medios y subestimas a la gente. pensas que votaron a cambiemos equivocados o engañados? … no, votaron cansados. pero ahora están mucho mucho más cansados. seguis hablando del 678ismo que a nadie le interesa y es parte del marketing del pasado. A esos laburantes no les importa que dice Navarro, Leuco o Echarri. Los canales de cable no pasan el 3%, los programas políticos de aire de la noche no llegan a 5%. nadie compra el clarin de papel, siguen cazando en el zoo.

    Pensa en esos labutantes y sus problemas. No van a votar a macri o cambiemos, las obras no van a llegar porque no existen y nunca llegan sus efectos a nadie que no tiene para comprar pan o perdió el laburo y volvió a vivir con la vieja. no se si tendrán nostalgia o bronca del pasado, pero te puedo asegurar que están con mucha bronca AHORA.

    La elección va a ser una cagada para todos porque las relaciones de fuerza no van a cambiar significativamente, ni siquiera con cfk candidata y nos quedan 2 años peores que estos 2 anteriores. No va a existir el “freno a la política de macri” en la.política. no está pasando y no va a pasar. Pero la calle puede poner limites, como vemos en cada marcha. La batalla real se dará en la realidad de cada uno y no en los medios o el congreso. Y la realidad será peor inevitablemente. En la calle y hacia 2019 se define si macri llega como pato rengo o candidato a la reelección .

Leave a Reply