Día a día Massa se expone tal como es

codigo-penal

Seguramente Sergio Massa sonreirá por lo bajo, disfrutando de su instalación mediática cuando desde el kirchnerismo hasta el PRO hacen cola para surtirlo por sus desaguisados en torno a la modificación del Código penal. No faltará incluso quien crea que es el gran ganador ya que, entre otras cosas, queda como el abanderado de esa mano dura que buena parte de la sociedad reclama. Las cosas están bien claras: que el juez Zaffaroni sea una eminencia mundial le importa poco a los que quieren mano dura y ya. Seguramente no se detendrán, por ejemplo, en el “detalle” de que la excarcelación es una cuestión procesal, no del código penal o que éste no regula la excarcelación ni regula la prisión preventiva. Ir contra lo que se denomina “garantismo” pareciera ser la vía más rápida para conseguir votos.

El problema es la perspectiva.

Massa está obligado a ser noticia durante poco más de un año y ello no le resultará tarea sencilla. El tema es la forma en que se muestra y los recursos políticos e ideológicos de los que se vale para mantenerse en el candelero. A esta altura ya no queda nada de ese gran bolazo que proponía “continuar con lo bueno y mejorar lo malo del kirchnerismo”. Lo que hay es un candidato con buena electorabilidad que viene a restaurar las nociones básicas que la derecha reaccionaria no logró proyectar en las urnas desde 2001 en adelante.

Si a esta altura ya ha puesto en evidencia su esencia reclacitrantemente reaccionaria ¿Te imaginás lo que va a ser a mediados del año que viene?

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Lo peor son los mercenarios de Omix y Luciano Chiconi, que intentan darle en Twitter “sustento teórico” al mamarracho este, planteándolo como una cuestión de “pueblo vs. elites”. El massismo les quemó las neuronas.

Leave a Reply