Artículos Relacionados

  1. Me parece que estuvo muy bien Randazzo.
    Insisto, no lo maltratemos que lo podemos llegar a necesitar en 2019 si Cristina no se presenta.

  2. Sí, es cierto, estuvo bien Randazzo. Salvo en eso de “no creo en las encuestas” que es una pelotudez sin medias tintas. Pero en lo demás estuvo bien.

    Para empezar, habló, lo cual es un cambio positivo. No habló de algunos de sus aliados, pero estuvo bien. Aunque va a tener que esforzarse bastante para levantar la estupidez de que su primera definición como candidato haya sido contra la candidata de Unidas Ciudadana, en lugar de contra Macri. Pero veamos cómo sigue, siempre es bueno tratar de deducir qué es lo que va a hacer cuando sea diputado.

      1. ¿Sabés que tenés razón? Se me pegó que era candidato a diputado. Pero no, el que va a entrar es el primero de las lista de diputados, el tal Bali Bucca… si alcanza el piso del 3%, por supuesto, que no es seguro. Pero si alcanza el 3%, quizá entre el segundo: Abal Medina, nada menos. Más difícil es que vaya a entrar alguno más, como la mina esta, Zamanosequé, o Saín.

        Pero nadie apuesta un peso por que entre el primer senador, que es Randazzo.

        1. Si a vos te prohíben usar nombres propios estás en la lona. No hay capacidad de abstracción, la mirada sólo te da para putear a quien no coincide contigo, sea Abal, Sain o cualquier otro compañero. Bien de trosko patético

  3. Randazzo se decidió a transitar por la bicisenda de la Ancha Avenida del Medio (últimamente convertida en calle, por eso se pudo instalar ahí la novedosa ciclovía macrista)

  4. Vi el primer video.

    Comete dos errores el compañero Randazzo.

    Uno es justificar su silencio por una cuestión formal que es el respeto a la decisión popular de haber elegido a Macri. Y luego habla de la decepción que siente el pueblo.

    Uno tiene que tener respeto a la decisión popular siempre, pero esa decisión eligió un gobierno (51%) y una oposición (49%).

    Sobre la decepción, empezó más o menos en abril-mayo del año pasado. Cuando Cristina habla en Comodoro Py ya se notaban bastante los primeros síntomas de la decepción. De paso hago notar que el silencio de Cristina se terminó en ese acto del mes de abril si mal no me acuerdo, casi unos 5 meses.

    El otro error es por omisión. Cuando él habla de que le gusta “hacer” (lo que es verdad) y refiere a sus antecedentes como funcionario en la cuestión de los documentos y de los trenes, es verdad que fue muy bueno el trabajo suyo, pero omite, en ambos casos, hacer mención al gobierno que puso el marco, los medios y los recursos para que pueda hacer su tarea. En el caso de los trenes el gobierno de Cristina puso miles de millones de U$S y si eso se pudo destinar a los trenes es por decisiones de polìtica, percepción y asignación de recursos que hace un gobierno, no un ministro.

    El resto de lo que vi del primer video me pareció bastante bien, aunque me parece que el tono es demasiado pausado, en ese sentido bastante diferente al Randazzo que conocimos en la interna con Scioli en 2015.

    1. Con tu criterio, entonces, estamos habilitados a pegarle un patadón en el tujes dado que “ganó por poco”. ¿Qué te diría el compañero Néstor Kirchner que perdió, también por dos puntos y lo reconoció de frente manteca? No flaco, en democracia, si perdés por un voto, perdite y a llorar a la iglesia… Lamentable lo tuyo

      1. ¿Esa es tu forma de debatir? Y después te lamentás de los que cierran espacios? Además de incomprender mi crítica y elogio al compañero Randazzo, finalizás con una reacción emocional (de los que cierran espacios).

        1. Perdón por “mi forma de debatir”, sucede que cuando un comentario supera ciertos límites me enerva, y perdón por no haber llegado al elogioso final “El resto de lo que vi del primer video me pareció bastante bien” Gracias.
          Pero lo que no me queda claro es a qué te refieres con mis lamentos de los que cierran espacios, de verdad

          1. Decime qué parte de mi comentario te enerva. Quizá te enerve lo crees que yo dije no lo que efectivamente dije.

            Decís en la respuesta a mi comentario “Con tu criterio, entonces, estamos habilitados a pegarle un patadón en el tujes dado que “ganó por poco”, cuando yo nada dije acerca de la legitimidad del triunfo del gobierno, ni tampoco dije que hacer oposición es pretender derrocar un gobierno. La verdad que me sorprende tu lectura de mi comentario.

            Simplemente dije lo que está dicho: que la decisión popular mayoritaria hay que respetarla y la minoritaria también. Ahora que de esto deduzcas lo que deducís (que hay que derrocar al gobierno) ya no depende de mi.

            Se puede perfectamente respetar a la decisión popular y al mismo tiempo hacer oposición. No hay ninguna incompatibilidad entre ambas cosas. Si la hubiera no podría existir la democracia. A no ser que supongas que la oposición que hacen los K es “destituyente” y que Randazzo hizo silencio por más de un año porque de lo contrario hubiera sido destituyente. No creo que sea eso lo que estás pensando.

            Te pido que no califiques mis comentarios. Yo sé que sos el dueño del Blog. Pero su lees detenidamente todos los comentarios que estuve haciendo en tu blog, los que te podrán gustar o disgustar, siempre fue con absoluto respeto y trato de compañero, sin calificaciones de ninguna índole. Te pido reciprocidad en esto. Si no va a ser así, no comento más y listo, así vos no te enervas y yo me evito los calificativos.

            Saludos, compañero.

  5. Es una pena que ya no sea el mismo Randazzo encendido y apasionado del 2014/15. Se puede notar que algo le paso, o está pasando, algo negativo que no lo deja expresarse como antes. Su nuevo discurso viene muy lavado, apagado. Se perdió toda la intensidad de aquel otro Randazzo, ese tsunami de conceptos avalanzándose uno tras otro transpirando la camisa micrófono en mano ya no está, es que ya no está con él esa audiencia con la que se retroalimentaba vigorosamente. Su alejamiento del Kirchnerismo le quitó sus características mas apreciadas.

    Mas allá de esta tremenda caída en la calidad de su discurso, me parece mas interesante señalar quizás la falta mas grave. Este estilo de presentación “intimista/minimalista” a la Carta Abierta que ya mostró en 2014/15 es un pelotazo en contra grave a día de hoy.
    La propia Cristina tomó cuenta de esto aggiornando su estilo y presentación discursiva con un giro de 180º, que se vió claramente en Arsenal. Creo que no llegó a hablar ni media hora, tampoco dijo mucho y a la vez dijo todo, mezclándose con el sujeto común de la calle que fue el verdadero protagonista de su “discurso”. No tuvo discurso. O suena a que no tuvo discurso, algo hizo que se terminó percibiendo algo totalmente visual. Entró muy fácil comunicacionalmente, sin decir casi nada la ex-presidenta.
    Ahi me parece que es donde la pifia mas gravemente Randazzo en esta “vuelta-presentación”. Veremos como continúa y si logra adaptarse a los nuevos tiempos.

  6. No entendiste un pito de lo que te escribió Oti: él dice que se eligió un gobierno y también se eligió una oposición. Que el gobierno está, porque se hizo cargo de ser gobierno (que nos disguste profundamente lo que hace es otra cosa).
    Que la que faltó a la cita fue gran parte de la oposición, esa gente que fue elegida para oponerse a este tipo de políticas, y en lugar de eso apoyó al gobierno. Como hizo Abal Medina, segundo candidato a diputado de tu lista.
    Y también faltó alguna gente que no apoyó pero que se calló la boca durante dieciocho meses, como Randazzo, tu candidato a senador.

    Salvo en 1973, cada vez que el peronismo fue elegido para ser gobierno, la oposición tardó menos en salir a oponerse (oponerse a todo) que el peronismo en asumir el gobierno. Pero ahora que el antiperonismo más cerrado está en el gobierno, hay peronistas que se hicieron filomacristas, y peronistas que permanecieron calladitos la boca.

    De eso habla Oti, no de bajarlo a Macri.

    ¡Qué difícil se te hace entender, Gerardo!

    1. No me queda claro que “la oposición fue electa para oponerse a este tipo de políticas”. Es un concepto muy sesgado el tuyo, muy infantil. Quisiera verte manejando una provincia sin recursos para ver qué le decís que hagan a tus senadores. Ustedes analizan la acción política bien desde afuera del conflicto concreto, lejos del día a día.
      La verdad, así como hay una minoría que desconoce cuál fue el principal sostén de nuestros tres gobiernos (que fue el peronismo de las provincias) ahora se moja acusando a ese partido de transar alocadamente, cosa que por otra parte no ha sucedido en los términos que muchos imaginan (por ejemplo, el pago a los buitres y otras medidas, donde no todo el peronismo acompañó) Pero es lógico, la política de por y para redes sociales sirve para estas cosas.

      1. Gerardo, compañero, vamos a precisar los términos.

        EL pueblo no eligió un gobierno y una oposición, estrictamente hablando, puesto que cuando votó en el balotaje nadie sabía quién iba a resultar ganador, a pesar de que en la primera vuelta había un ganador (Scioli). En todo caso, fue el electorado que se pronunció por Macri el que votó a una oposición puesto que votó en contra del que había ganado primero.

        Pero Scioli, para el balotaje, hizo una campaña muy clarita, denunciando todo lo que iba a ser Macri si resultaba electo, todo lo cual se cumplió tal como denunció el compañero Scioli.

        El 49% que votó a Scioli a él balotage lo votó a él a sabiendas de todo lo que denuciaba. Incluso puede interpretarse que si aumentó su caudal electoral fue por el peligro que sintió gran parte del electorado por las denuncias de lo que iba a ser Macri en caso de ser gobierno.

        Estoy de acuerdo con lo que dice Randazzo de que la ilusión de que las cosas continuasen mejorando era tanto de quienes lo votaron como de cierta parte de los que no lo votaron. Esto tiende a suceder con todos los gobiernos recién electos.

        Mi opinión ya la di a entender en mi primer comentario. El silencio de Randazzo fue excesivo, cuando por lo menos 1 año antes de su conferencia de prensa había indicios claros de la decepción a la que él alude.

        Ahora, Gerardo dice algo muy interesante: “(Ustedes) analizan la acción política bien desde afuera del conflicto concreto, lejos del día a día.”

        Para mi esto es válido para los que tienen responsabilidades ejecutivas, no para todo el mundo. Pero esto es una cuestión distinta, a mi entender, de lo que estábamos hablando.

        Yo no voy a cuestionar, por ej. a Alicia K. porque tiene que negociar con Macri y solucionar cosas que atañen a la supervivencia del pueblo de su provincia. Sería descabellado hacer eso. Ella fue electa y tiene una responsabilidad muy seria con la gente que la votó y con los que no la votaron también. Y creo que hace lo que puede por gestionar y mantener los principios en los que cree, como por ejemplo, resistir los incentivos a que despida gente para solucionar los problemas financieros de su provincia. Que le pueda ir mal, bien o regular, es otra cuestión. Lo valioso aquí es su intensión.

        Vuelvo a repetir algo que dije en varios comentarios como aporte para el debate que proponía el compañero Gerardo. Los que se proponen como candidatos a cargos de importancia, inclusive el de presidente, no debieran someterse a la “ideología espontánea” existente en la sociedad. Tampoco debe ignorarla. Se trata del difícil arte de conducirla. Es difícil porque el aspirante debe modificarla sutilmente al conducirla sin que eso signifique pérdida de votos.

        Este es el problema de los que realmente luchan por que haya gobiernos que tengan como objetivo la justicia social efectiva no declamativa. Los que no luchan por eso (gobierno actual por ej.) no tienen ese problema. Simplemente engañan y seducen explotando necesidades, ilusiones y prejuicios de la gente.

        Nosotros como peronistas, militantes, simpatizantes o simples ciudadanos tenemos la obligación de evitar por todos los medios legales y legítimos a disposición a que el actual gobierno siga haciendo daño a las clases populares que son la base histórica del peronismo. Incluso si esto es a riesgo de producir inestabilidad política, la cual debe ser considerada como posible efecto no querido de tal oposición. Y los responsables de hacer esta oposición con ese objetivo de evitarle al pueblo que sufra los daños que pergeña el gobierno actual deberán tener alguna fórmula, método o propuesta para prevenir y amortiguar tal posible, probable y eventual efecto no querido.

        Esta es la cruz que lleva la gente que lucha por las buenas causas, se tienen que hacer cargo de los errores propios y ajenos y hacerse responsables de las consecuencias con la mayor honestidad intelectual posible.

        1. Oti: La verdad es que aferrarse al “silencio de Randazzo” es penoso. Si el tipo decidió callarse (algo que yo no hubiera hecho en su lugar) eso de ninguna manera faculta a sospechar que lo hizo por algún grado de complicidad. La verdad es que me parece que se repiten este tipo de latiguillos de manera mecánica y, la verdad, no dicen ni prueban absolutamente nada. Tiendo a pensar que quienes lo usan son afectos al chicaneo pasatista e insultancial.
          Respecto a “(Ustedes) analizan la acción política bien desde afuera del conflicto concreto, lejos del día a día.” ratifico que hay dos varas, una para medir a la gobernadora de Santa Cruz y otra para el resto. De Alicia se dice que tiene que negociar para salvar a la provincia mientras que de los otros gobernadores se da por sentado que se entregan de pies y manos a Frigerio y Macri. Es evidente. Dos varas.
          Luego decís algo con lo que no coincido desde su mismísima formulación: “Los que se proponen como candidatos a cargos de importancia, inclusive el de presidente, no debieran someterse a la “ideología espontánea” existente en la sociedad.” Mirá, no existe gobernante que se sostenga sino mantiene sintonía con los humores de la sociedad, salvo que sea un dictador o que tenga una parte de apoyo importante (el ejemplo fue Cristina, que teniendo un sector duro y sólido en contra, también tuvo una fracción que la acompañó a pie juntillas. De no darse estas condiciones es imposible llevar adelante un gobierno)
          Finalmente, coincido en general con tu postura y planteo que el rol de la oposición no es oponerse absolutamente a todo sino dialogar y conversar en pos de lograr avances para el pueblo allí donde sea posible lograrlo. Pero hay otro dato: La oposición debería unirse para frenar a Macri, pero no lo hizo ¿Porqué? Por su fragmentación, porque le resultó imposible crear un espacio de negociación que se transformara en número suficiente para no solo no aprobar leyes del PRO sino para aprobar leyes propias. El riesgo aquí es el voluntarismo lavamanos de quienes creen que oponiéndose sin el número suficiente se logra algo. En verdad, sólo se consigue una pax pasajera con la conciencia pero no se altera el ciclo político. Hacer política de mayorías implica lograr acuerdos para frenar a un gobierno que, siendo minoría, igualmente obtiene leyes. Si no se ata con el bloque massista, con el de Bossio y con varios bloques menores, no se consigue un número parlamentariamente correcto para frenar leyes y aprobar propias. Ese es el desafío puntual que tuvo y tiene la oposición. Si no lo consigue, la culpa es del conjunto opositor, no de algunos solamente, porque si pensamos que los puntos en común en una negociación deben surgir de que otros bloques apoyen a uno -en este caso el del FPV- estamos analizando la acción política parlamentaria como meros niños de salita de 5.
          Ahí está el desafió, en construir consensos parlamentarios. Si no se lo consigue, la culpa es de todo el espectro opositor.
          Saludos

  7. Hay q diferenciar administrabilidad d gobernabilidad. La administrabilidad permite a un presidente disponer d los recursos del Estado PARA GESTIONAR EL RUMBO EXISTENTE AL MOMENTO D SU ASUNCION, la gobernabilidad permite a un presidente ELEGIR EL RUMBO. LA GOBERNABILIDAD SE CONSIGUE EN LAS URNAS CUANDO LA SOCIEDAD ADOSA LA MAYORIA PARLAMENTARIA AL PRESIDENTE ELECTO. KIEN CONCEDE GOBERNABILIDAD A UN GOBIERNO AL CUAL LA SOCIEDAD SE LA NEGO EN LAS URNAS ESTA TRAICIONANDO A SUS ELECTORES.

  8. Yo creo, Gerardo, que quienes confluimos en este espacio, con todas nuestras diferencias, coincidimos en que a la oposición, como mínimo, no se la eligió para apoyar este tipo de políticas. Por algo desde hace tiempo hablamos de dos modelos muy distintos de país. Y ese es el reclamo a los que no hablaron y/o a los que votaron a favor de los cambios en el fondo de sustentabilidad de la ANSES, los nuevos jueces de la Corte y los fondos buitre, por poner los ejemplos más notorios. No entiendo tampoco el argumento de manejar una provincia para explicar el silencio 2016 de Randazzo (sin responsabilidad ejecutiva alguna) o el voto en los temas de arriba de Abal Medina, senador por la provincia de Buenos Aires, gobernada por Cambiemos (nobleza obliga, Abal Medina votó en contra en los fondos buitre). En el fondo, acá lo que se cuestiona es algo que por frecuente no deja de ser muy difícil de explicar y de defender: no haber respetado el mandato de tus votantes. De eso te hablaba Oti cuando se te salió la cadena y te convertiste en eso que criticás: un comentarista político de redes sociales, que prefiere la chicana por sobre el argumento.

  9. Para verme manejando una provincia, un municipio o lo que sea, deberías saber con quién estás hablando. Porque yo nunca fui funcionario, pero soy esposo de un funcionario, hijo de un intendente, diputado nacional y principal sostén para una amplia zona de un gobernador. La realidad de todos los días de los oficialistas y de los opositores la conozco de muy cerca, Gerardo. Seguramente de mucho más cerca que vos. Así que no me corras con eso.

    Y con lo de trosco de más arriba espero que no te estés refiriendo a mí, peronista de hace cuarenta años, que me he hecho putear por todos los troscos que conocí. Para trosco, me sobran algunos cientos de hectáreas: conozco unos pocos estancieros peronistas, pero estanciero trosco, ninguno.

    Ya que estamos, ¿qué intereses de qué gobernador defendía Abal Medina cada vez que votaba a favor de una de las mierdas de Macri? Porque estaba hablando de él, no de los diputados de Alicia o de los de Uñac.

    Te cuesta mucho rebatir argumentos sin rebatir a quien los enuncia, Gerardo. Y lo hacés sin tener idea de con quién estás discutiendo. Un par de desacuerdos y ya me tiraste encima todos tus preconceptos e insultos. Mal comienzo de campaña.

    1. Me salió cortado: esposo de una funcionaria y hermano de un funcionario. Me pasa por cortar y mover párrafos de un lado a otro antes de marcar “post comment”.

      1. Por si te lo preguntás: no vengo a tu blog a torearte o a chicanearte. Vengo a enterarme de qué onda con Randazzo, como durante cuatro años fui al de Bojos a enterarme qué onda con Massa. Por eso lo primero que escribí en posts anteriores fue mi explicación de por qué creo que CFK no debe ser nuestra candidata en 2019, y lo primero que escribí en este fue que el discurso de Randazzo estuvo, en general, bastante bien.

        Pero vos me tiraste toda tu artillería encima, y lo mismo hiciste con Oti. No sé para qué tenés un blog si no te bancás que te digan que no están de acuerdo con vos y te expliquen por qué. Sí, es cierto, hay algunos que te dejan mensajes muy cerrados, muy acríticos. Pero no es mi caso. Y vos atacás a los que te dejan mensajes elaborados, no a los que te rechazan todo sin explicación.

        Cuidate la presión, Gerardo, con esa bronca con la que respondés vas a explotar. No es tan malo reventar por la presión de laburar, como Néstor. Lo malo es reventar por calentarse al cuete con los tipos con quienes no te deberías calentar.

        1. Tengo un blog para opinar y te admito que a veces respondo apresuradamente sin leer a fondo los comentarios. A veces es apuro y otras impaciencia. Me estoy cuidando la presión, de hecho vengo de un mini ACV del año pasado por esta época. Te pido disculpas si te maltraté al pedo, no soy perfecto, esa es la prueba. Saludos

  10. Gerardo confunde el significado de “enervar”, lo toma como lo opuesto de lo que significa. El mismo error comete al elegir a Randazzo, que no suma ni exalta sólo, si tuviera éxito, resta y “enerva”.

Leave a Reply