Coincidencias con Cristina

Hoy en Clarín, Marina Artusa arranca su nota sobre la visita de Cristina a Grecia con este párrafo:

“La pregunta es por qué hay hoy en mi país un gobierno neoliberal”, fue el interrogante retórico que disparó Cristina Kirchner ayer desde el púlpito del teatro griego en el que fue única oradora. “Lo que pasó fue que no se entendieron muchos procesos que llevamos a cabo. No pudimos hacerle ver al conjunto de la sociedad que, en realidad, su mejor posición económica era parte de ese proceso. Y esos jóvenes de veintipico que entraron a trabajar a las fábricas creyeron que era un mérito propio”, agregó la ex presidenta ante un auditorio de 800 personas que asistieron al acto organizado por la coalición gobernante griega Syriza.

Y siguió: “A esto se sumó esta nueva ideología o sistema político neoliberal, que es un modelo tendiente a quebrar los lazos de solidaridad en la sociedad y a hacer creer que lo que la gente tiene o no tiene no es porque tiene derecho sino que es por mérito propio”.

Esto me hizo recordar varios textos escritos en esta página y en el blog donde me he cansado de plantear los efectos concretos del neoliberalismo como ideología y su penetración en el sentido común de nuestra sociedad. El más nuevo es este:

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2016/04/de-la-batalla-cultural-al-reino-de-la.html

Donde entre otras cosas dije, el 20 de abril de 2016:

“El sistema de medios se encargó de que buena parte de los argentinos que mejoraban creyeran que lo hacían por sus propias virtudes y a pesar de un gobierno que gestionaba en contra de ellos, cuando en verdad era al revés.”

En realidad, no me asombra esta coincidencia conceptual con Cristina sino aprovechar que ella habló del tema para potenciar la instalación en la mayor cantidad de lectores posible respecto a cómo el aparato multimediático hegemónico nos hace la cabeza segundo a segundo, con los resultados a la vista. Y cuando digo “nos hace la cabeza”, me refiero a cómo nos penetran constantemente con una batería de ideología para favorecer sus posiciones y puntos de vista. Que han convencido a la sociedad, y no de ahora, sino desde mucho antes del kirchnerismo de que “se llega” sólo gracias a los méritos personales y al esfuerzo individual es ya un lugar común. El punto es que la avanzada de esta época es de una virulencia fabulosa y, la verdad, no sabemos dónde está el punto de afinque para afirmarse y frenar tanto avance. Si pensamos que con Radio 10 y C5N estamos en condiciones de alterar el clima de época, estamos en el horno. Quiero decir que esos medios contribuyen, pero sólo dentro del pequeño sector politizado. Por fuera de ese núcleo -esto es, el 80 % del resto de la sociedad- el trabajo te lo hacen en programas de juegos, de interés general, en los relatos del fútbol, en espacios como el de Mariana Fabbiani, etc.

¿Tenemos conciencia de la correlación de fuerzas absolutamente desfavorable en la que tenemos que operar políticamente?

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. entiendo tu pregunta, cumpa, pero también hay que recordar, supongo que yéndose hasta gramsci, que la construcción del “sentido común” que ya extrañaba descartes depende también de la construcción que el otro hace de un “sentido común” a ambos. Si tu único “otro” es la pantalla del tele, entonces sí estás en el horno. pero si todo depende de un lugar de trabajo donde conversás con compañeros, entonces la cosa cambia. yo soy docente, mañana me voy a encontrar con varios alumnos y colegas en la marcha.

    1. Te entiendo,pero el tema es una persona uno voto, con lo cuál, mientras quienes están dentro del aparato productivo interactúan con otros, los millones que están en su casa prendidos al televisor son muchos más. Por ahí se filtra el sentido común hegemónico.

  2. Gerardo, vos crees que los aumentos de tarifas y demás no haran mella en el “sentido comun”? No es una pregunta retórica, sino una duda.

    1. Creo que está muy sobreinstalado que la culpa fue de nuestro gobierno que dejó tarifas regaladas y que entonces a Macri no le queda otra que “actualizar” Nosotros sabemos que no es tan así, pero el dispositivo de medios a coro baja esa línea

  3. Querido Compañero: Me pregunto por qué ha sido posible que en Clarín se transcribiera el aporte que Cristina, con su solvencia retórica habitual, y apoyada en sus últimas lecturas, hace sobre un tema que habitualmente sólo es objeto de interés en los lugares donde se produce lo mejor de las teorías sociales contemporáneas: la relación entre un proyecto colectivo emancipatorio, nacional y popular, y su relación con el crecimiento personal de cada uno de los ciudadanos.
    Como a la cronista las explicaciones de Cristina le parecen “insólitas”, presenta toda la situación bajo el ropaje de una nota “de color”.
    La que no debería haber sido tan descuidada es la autorización del Jefe de Redacción, que tendría que haberle aconsejado “Marina, no avivemos giles. A mí también me parace que perdieron por eso.Lo que dice es profundo y da para varios seminarios. Eso sí, de insólito no tiene nada”

  4. Lo dijo textualmente en una entrevista radial para Radio del Plata. No me parece ninguna idiotez; al contrario: es una excelente síntesis que contrasta con mucho palabrerío que se suele ver por aquí.

    1. Máximo es un pibe con muchísima formación como para tirar un concepto tan pueril, vamos… ¿Te pusiste a pensar en lo que escribiste? ¿Por qué no revisás el audio? En serio, y no lo digo por vos sino para que lo pongas al compañero como diciendo boludeces gigantes. En serio

      1. Mirá, Máximo es absolutamente inteligente, con una formación por demás sólida,no es ningún pibe, y dijo textualmente lo que transcribí. Voy a ver si consigo el audio, para ver si logramos que no califiques apresuradamente lo que no entra en tu cosmovisión un tanto solipsista que puede causar el monólogo permanente.

        1. Para mí, que ando cerca de los 57 es un pibe y por supuesto que sumamente inteligente. El audio está en la nota de P/12 escuchalo (no tengo tiempo) y pasame el fragmento al que aludís, pero acá el asunto es otro: No es que yo califique apresuradamente a quienes dicen algo que no entra en mi cosmovisión. CALIFICO, EN ESTE CASO COMO ABSOLUTAMENTE EQUIVOCADA, TU INTERPRETACIÓN DE LO QUE HA DICHO MÁXIMO. A ver: No necesito el audio para deducir que tu interpretación -al menos lo que has escrito en comentarios anteriores- es insostenible ¿Entendés? Pusiste “Creo que el que mejor expresó el concepto fue Máximo, con lo de “ciudadanos versus televidentes”. Ahí se resume todo.” Dicho o escrito así no da para otra lectura. Aclaralo, en todo caso, antes de enojarte conmigo. Te mando un saludo

  5. El supuesto enojo de mi parte no es tal, desde que fuiste vos el que comenzó con palabras como “absolutamente”, “equivocado”,” idiotez” y demás, lo cual revela un estado de desasosiego de tu parte,no de la mía. Me eximo de interpretar lo que dice el audio de Página 12, ya que está claro por demás que el sentido es el que salta a primera vista, sin vueltas, esto es, que hay que oponerle al par ciudadanos versus televidentes, el par corporaciones versus pueblo. Más claro imposible. Espero que tus ansias de liderar opinión no obnubile la calidad ni claridad del análisis, que para eso están disponibles las cloacas de Internet habituales.

    1. Te confundís o me lees hace muy poco tiempo, siempre me manifiesto así. Pero no podés confundir Televidentes con ciudadanos, mucho menos enfrentarlos porque en un punto son exactamente los mismos, es conceptual el tema. Te mando un abrazo, que me estoy yendo a la marcha

  6. Máximo es la esperanza precisamente porque no se deja arrastrar por el canto de sirenas de esa penosa “ancha avenida”,que ya ha demostrado su poder deletéreo de ideología, algo que sería muy lamentable nos pasara a los kirchneristas, precisamente ahora,cuando mientras un millón de personas demuestra su repudio en la calle a este gobierno, Cristina da cátedra en el Parlamento Europeo haciendo gala de eso que nos salvará del desastre al que nos llevará esta dirigencia inepta y mediocre si no recurrimos al poder purificador de la política.En ese sentido lo de Máximo cobra tanto valor,frente a tanto desconcierto y recule ideológico por seguir viejas recetas exitistas,aquellas que ya causaron la desaparición del radicalismo, por ejemplo.¿Te parece virtuoso que le ocurriese lo mismo al peronismo?

Leave a Reply