Carta a un ajustado

ajuste-clarin-01-04-2016
CARTA A UN AJUSTADO QUE SIGUE CREYENDO QUE LA CULPA LA TIENE CRISTINA

Todo lo que mejoraste en la última década lo vas a perder en el primer semestre del gobierno del cambio, un cambio que finalmente no era otra cosa que volver a ese país donde no te cerraban las cuentas y no podías prever nada más allá del mes en curso. En una de esas era necesario que esto te suceda para que experimentes en carne propia las consecuencias de todas las ideas que te ha metido en la cabeza el ejército de gurúes que desfila a diario por los medios de comunicación.

Ahora te desayunás que el famoso “sinceramiento” era que hay fiesta para los sojeros y los buitres pero para vos sólo hay aumentos. También comprobás que sube el precio del pollo porque ahora come maíz a precio internacional, un maíz sincerado, sin retenciones, como te hicieron creer que debe ser.

Pero la seguís remando con que la culpa es de Cristina y Kicillof pues dejaron una bomba de tiempo, ya que si no aumentaron las tarifas durante 10 años era lógico que el gobierno actual tuviera que hacerlo. La remás y la remás sin darte cuenta que te metieron en la cabeza un listado de excusas que son las que le sirven a ellos para sacarte todo lo que el peronismo te ayudó a recuperar en los últimos 12 años. La remás defendiendo, cándidamente, los intereses de los que te empoman y, la verdad, da mucha pena. Da pena que no te des cuenta que defendés una serie de postulados que son, precisamente, los que te condenan a perder calidad de vida, porque no sólo les das el voto sino que les alquilás tu conciencia, para que ellos la exploten a su gusto. Entonces te quedás vacío de ciudadanía porque te hicieron creer que como los asuntos públicos son muy complicados, hay que dejárselos a ellos para que los resuelvan y cada media hora te vayan diciendo qué decir y en qué pensar con los titulares que te ponen en la tele. Te quedaste vacío porque te hicieron creer que lo importante es la selección y los amoríos de Juanita Viale o Pampita mientras transformaron tu cabeza en un campo donde siembran soja ideológica y se llevan la ganancia mientras que a vos no te dejan nada.

La mejor forma de hacer mierda a un país es lograr que al menos la mitad de los que viven de su sueldo piensen como si fueran ricos. Cuando consiguen eso ya tienen la victoria garantizada porque quienes deben enfrentarlos en defensa de sus derechos en lugar de eso los apoyan, los avalan, los justifican porque ¡pobrecitos! les alquilaron el bocho y le expropiaron la conciencia política y antes que eso el sentido de pertenencia social. Por eso hoy la patria amanece con ceños fruncidos en el transporte público, más fruncidos que nunca, porque el pijazo no termina de entrar… Flaquitas y flaquitos bien vestidos y bellos que van al trabajo pero que les hicieron olvidar que por más que estén el rubro de servicios, siguen siendo trabajadores, y aunque no se engrasen las manos, dependen de un sueldo y generan la vieja y vigente plusvalía que es la ganancia de sus patrones. Flaquitas y flaquitos que al haber sido conquistados por ideas que están en confrontación con su inserción social terminan generando una suerte de plusvalía política e ideológica a los de arriba, que es lo más grave.

¿Cuándo fue que olvidaste que vivir mejor no es una fiesta sino un derecho? ¿Cómo fue que te convencieron que lo que debe cerrar son los números y no los derechos de la gente? Para colmo ¿Cómo puede ser que no entiendas que los únicos números que siempre cierran son los de los que se la llevan en pala y nunca los del pueblo?

Un país donde los ajustados entienden y defienden los derechos de los ajustadores es un país entregado de pies y manos porque en un cambalache donde todo está patas para arriba, resulta que la víctima -el ajustado- termina justificando al victimario. Es lo mismo que sucede cuando una flaquita es violada y en el barrio se escucha “También, con las polleritas que usa”. Al repetir como loro que la culpa de los aumentos la tiene Cristina estás haciendo lo mismo que esos reaccionarios que ponen la mirada en las polleritas de la piba y no en el violador, porque estás reconociendo, sin darte cuenta, que en buena medida la culpa la tuviste vos porque te mejoró la vida y que entonces ahora tendrías que pagar por ello. ¿Y sabés cómo se llama ese pago? Se llama ajuste, que no es otra cosa que sacarte todo lo que con tu esfuerzo conseguiste gracias a políticas públicas que te permitieron progresar. Y ahí no tiene nada que ver Cristina, hermano, pero nada que ver. Ahí tenés que ver vos y por eso ahí tenés que jugar vos, si es que estás dispuesto a pelear por una vida más o menos digna como la que tenías.

Está en vos

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Para colmo ¿Cómo puede ser que no entiendas que los únicos números que siempre cierran son los de los que se la llevan en pala y nunca los del pueblo? : y como es que se explica la guita que estaban contando en la Rosadita, solo de esta forma ” gente contando plata? sinceramente no entiendo, pudieron haber hecho las cosas tan bien, arrancaron en 2004 tan bien….si soy un votante arrepentido…

    1. Seba: ¿Te pusiste a pensar quién filmó a esa gente, si esos billetes son de verdad, de dónde provenían, adónde fueron? ¿Se te dio por pensar si ese dinero es de verdad y si provino del gobierno nacional? Parece mentira que un video ya te sirva como prueba de un delito. Es como que, como ya te convencieron de que “se robaron todo”, te basta y sobra un manijazo y un video para emitir un juicio.
      En mi caso, prefiero esperar a que la justicia se expida. te recomiendo también que busques en el archivo de “política”, aquí en la pag, el post “Justicia televisiva”

Leave a Reply