Ayer por Lula, mañana por Cristina

Lula-18-03-2016
El diario La Nacion se empeña, bien a la manera militante, en sostener que fue ínfima la concentración a favor de Dilma y Lula en Brasil. Cree que la sociedad es ciega y no vio, a través de las imágenes que circularon por la red, la grandiosidad del hermano pueblo brasileño haciendo tronar su compromiso con el PT, por encima de las críticas que tiene para hacerle al gobierno de Dilma. Es que si bien hasta ahora su segundo mandato ha sido realmente malo, y en eso la coincidencia es abrumadora, los motivos por los que la O Globo y los sectores imbricados en el entramado opositor la quieren destituir son otros, básicamente les preocupa que el ingreso de Lula en el gobierno sirva para reorientarlo y eso lo oxigene, con las consecuencias políticas esperables.

Lo que está sucediendo en Brasil es muy similar a lo que ocurre en Argentina. El sistema de medios en estrecha alianza con sectores impresentables del poder judicial operan en tándem para desestabilizar gobiernos (Brasil) e impedir que fuerzas políticas disfuncionales puedan regresar al poder (Argentina). Los medios amplifican denuncias que en muchos casos no tienen sustento y sus aliados de la justicia proceden. En el caso de Lula, no paran de encontrarle propiedades, es el aloe vera paulista. Aquí están haciendo algo parecido con el refrito de “La ruta del dinero K” y su presentación como si ya fuera cosa juzgada que pone a los jueces contra la pared, pues si no se subsumen a la presión del multimedios sale Lanata a solicitar el escarnio público, como lo hizo el año pasado con los jueces de la Sala Dos de la Cámara federal, cuando llegó a solicitar que se escrachara a sus hijos en las escuelas a las que asisten.

La oleada de gobiernos populistas/progresistas es algo que las oligarquías latinoamericanas en alianza con los Estados Unidos no están dispuestas a volver a tolerar y es por eso que no dudarán en recurrir a cualquier metodología buscando sacar de la cancha a los líderes que tienen potencialidad para liderar procesos de masas. Lula y Cristina están en la mira por eso, y vienen por ellos sea como sea. Las fotos de San Pablo de ayer serán las de abril en Buenos Aires cuando Cristina, muy probablemente escoltada por Raúl Zaffaroni, como su abogado defensor ingrese al despacho del juez Bonadio

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

Leave a Reply