“Ahora se escuchan todas las voces”

Los gobiernos instalan al llegar algunas nociones que con el paso del tiempo parecen transformarse en verdades irrefutables. El caso más típico en estos días es algo que se escucha desde las usinas del oficialismo político/mediático y que podríamos sintetizar así:

“Ahora se escuchan todas las voces”

No deja de ser llamativo que la misma sociedad que vivió los últimos 14 años recibiendo diariamente las voces opositoras a través de un dispositivo de medios claramente mayoritario y cuasi hegemónico (Clarín, La Nacion y otros de gran penetración, como los casos de radios como La Red y Continental) ahora se la pretenda convencer de que esos años transcurrieron en medio de una censura casi total. Decir que durante los 12 años de gobiernos kirchneristas hubo una sola voz, o que no había canales de expresión para la oposición es una falsedad que asombra. Pero quizá lo más asombroso sería que buena parte de la sociedad creyera ese discurso. Estaríamos ante un contrasentido fabuloso, cual es que la principal debilidad del kirchnerismo, que fue su inexistente política de medios, sea mostrada ahora como un montaje fabuloso que habría tenido capacidad hasta de instalar un discurso único.

Lo que evidentemente se busca ocultar con estas falacias es que durante esos años existió una fuerte hegemonía política e ideológica ejercida por el kirchnerismo y que las hegemonías no son algo autoritario ni tampoco se imponen por la fuerza. Hay hegemonía de un determinado pensamiento político/ideológico cuando éste es tomado como propio por una porción importante de la sociedad. Una hegemonía tan fuerte que al mismo tiempo tuvo su contracara en la mayor sequía político/ideológica del espectro opositor. La consecuencia fue el triunfo arrollador de 2011, producto de los dos mejores años de gestión (2009-2011) que traía consigo su propia carga negativa y se la empezó a observar a poco de andar con la cantidad de figuras que empezaron a abrirse (Massa, Moyano, etc). Pero de ningún modo hubo en ese período cercenamiento alguno de voces opositoras, pues siguieron contando con sus espacios de emisión mayoritarios como si nada.

Lo que debemos preguntarnos es cómo se gestó esa hegemonía tan poderosa y cuando empezó a decaer. Si logramos interpretar de manera precisa estos momentos probablemente estemos en condiciones de extraer enseñanzas muy valiosas para el análisis de los medios y su impacto en la sociedad, porque entre otras cosas se ratificaría que el poder mediático es, si se quiere, bastante más relativo que lo que comúnmente se supone dado que si contrastamos la cantidad de medios bajo la órbita oficial durante el kirchnerismo con el andamiaje opositor encontraremos un desbalance absolutamente favorable al espectro opositor. Los festejos del bicentenario fueron una demostración irrefutable de lo que venimos diciendo: mientras por la tarde de ese viernes en que comenzaban los festejos TN informaba que había “problemas de tránsito” en la zona del obelisco, minimizando de manera total la movida del gobierno, fue la sociedad la que haciendo reventar la 9 de Julio esa noche y los días subsiguientes demostró que por encima de banderas políticas y manijeos mediáticos le importaba celebrar los 200 años de la patria y se manifestó en consecuencia.

La gran enseñanza de estos años fue que se puede arrasar en las elecciones sin contar con un dispositivo mediático tan potente, porque los efectos de una política se corroboran minuto a minuto en la vida cotidiana (en el cajero automático, en el poder de compra del salario, en la capacidad de ahorro, en el empleo, etc) y contra esos datos duros, concretos, no hay mensaje mediático que valga. Pero también se puede pasar de un triunfo arrasador a dos derrotas consecutivas como las que padecimos en 2013 y 2015 que se explican por el fortalecimiento de una oposición -macrismo- y el desprendimiento de un sector importante -massismo- En estos casos, la incidencia de los medios fue mínima, lo que primó fue la política. Cuando sobrevino la ruptura de Massa ya no estaba Néstor Kirchner, sin duda el arquitecto político más importante e irremplazable que tuvimos y las consecuencias están a la vista.

Es fácil achacarle a los medios las consecuencias de una derrota, mucho más que adentrarse en cómo con ese mismo dispositivo en contra triunfamos con el 54%. Pero lo más grave sería que redujésemos a una cuestión de debate sobre medios el análisis de razones anteriores y más profundas, que son las políticas. 2011 demuestra que con una política correcta y determinadas condiciones de debilidad enfrente se pasa por arriba a los medios concentrados mientras 2013 y 2015 delatan que si la política es equivocada se pierde irremediablemente.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. En Prov. de Bs. As. se perdió en 2009. De Narváez le ganó a Néstor. Eso quiere decir que la política de Néstor estaba equivocada?.

    Te planteo esta pregunta como disparador para el debate que estás proponiendo. Me gustaría profundizar en lo que estás planteando.

    1. En provincia se perdió en 2009 por el impacto fabuloso de la resolución de la 125. El problema estuvo ahí, en un planteo que desconoció las consecuencias de instalar esa medida. Es inexplicable el 2009 sin la 125. En esa elección se perdía hasta con De Narvaez…

  2. MMMMM …… ESO DE QUE LAS POLÍTICAS DEL 2009/2011 FUERON FANTÁSTICAS Y QUE LAS DEL 2011/2013 FUERON MALAS ….

    NO ME LA CREO

    HABRIA QUE HACER UN ANÁLISIS MAS FINO MEDIDA POR MEDIDA TOMANDO EN CUENTA LA EVOLUCIÓN DE CONTEXTOS
    SERIA PELIGROSO LLEGAR TAN LIVIANAMENTE A ESTE TIPO DE CONCLUSIONES SIN ANÁLISIS PREVIO MEDIANAMENTE CONSISTENTE

    Felipe Martel

  3. No entiendo como un tipo formado e informado como vos puede decir que la incidencia de los medios en la derrota de 2015 fue minima….. ¿te parece que la operacion nisman y la falsa denuncia de lanata y lanatta contra anibal fernandez no pesaron en la derrota?
    no se puede negar honestamente el impacto de esas dos mentiras en la decision de muchos votantes y teniendo en cuenta que solo se perdió por el 1% yo me animo a decir que fueron decisivas.

    1. Querido ¿Dónde vivías en 2011? Acaso olvidaste que con todas las operaciones en contra se ganó igual? Sacate la escafandra (si es que te ineteresa entender lo que pasa) si así como estás te sentís cómodo y calentito…

      1. Ganar algun partido teniendo el arbitro en contra que te raja 2 jugadores desde el vestuario, no quiere decir que eso no defina el resultado en otro partido.
        Podes afirmar que no fue lo único, que no fue tan importante como lo puede ser para otro (para mi p.ej) pero negarlo lo hace dificil de sostener. Y el argumento de un partido que se gana con el arbitro en contra no es apropiado.
        Nadie sostiene que los medios sean “fatales”, 0% de exito teniendolos en contra y 100% cuando estan a favor.
        Solo decimos que son una enorme influencia.

        Lo veo claro en el resultado negativo del FPV pero aún mas claro con el resultado positivo de CAMBIEMOS. Gran parte, sino todas, las criticas que le haces al FPV aplican a Cambiemos y eso no le impidió ganar.
        No gana un “pseudo kirchnerismo sin errores”, gana Macri. Porqué creer que un kirchnerismo sin errores habría tenido mejor suerte?

        Mas alla que perdiendo por 2 puntos casi cualquier cosa podría habernos dado la victoria. Si mi tia Clotilde no se hubiese peleado en la verdulería quizas esos 2 puntos se lograban. Aunque quizas perdiesemos por 4 puntos.
        Pero en diferencias asi, es dificil afirmar que cualquier cambio que cualquiera de nosotros sugiera no habría cambiado el resultado final.

          1. Gerardo,

            Me extraña tu posición actual. Has repetido varias veces en este mismo blog, para bajarle el precio al 54% de 2011 y por ende a la figura de Cristina, que el triunfo lo obtuvo por el efecto de la muerte de Néstor, coincidiendo con la opinión de Durán Barba de que “nadie le gana a una viuda”.
            Resulta que ahora se ganó, a pesar de los medios en contra, porque las plíticas 2009/2011 fueron fantásticas y se perdió en 2015 por lo contrario?
            Ponete de acuerdo con tus opiniones.
            La verdad que las causas tanto en 2011 y 2015 son múltiples y con resultados diferentes.
            Hay algo que no podemos negar, Cristina ganó en 2007 y en 2011 y en 2005 se enfrentó al poderoso PJ Duhaldista de aquella época y derrotó a Chiche Duhalde.
            En todas estas ocasiones ganó Cristina y en 2015 ella no fue candidata y el candidato del espacio no fue el mejor. Aún así y con las operaciones Nisman/Triple Crimen se obtuvieron 12 millones de votos.
            No te gusta Cristina, lo acepto. Hay muchos como vos y creo que serán los votantes de Randazzo y muchos de ellos, no me refiero a vos, tampoco votarán a Cristina en Octubre. Así que eso de que Randazzo puede asegurarle al espacio un 10% más de votos que Cristina, para mí es una falacia.
            Gachi

          2. Es que negar el impacto emocional de la muerte de Néstor en el 2011 es una soberana idiotez. El flaco fue, luego de Perón el tipo que se fue dejando al país mucho mejor que como lo encontró, y eso se tradujo en votos, es algo que ya no tiene sentido discutir. Y Durán Barba tuvo razón en esa frase. Luego, que se ganó pese a tener los medios en contra es algo que me he cansado de escribir. La verdad es que en esto no tiene nada que ver Cristina, salvo para los piñón fijo

          3. Vamos de nuevo. Yo no niego el impacto emocional de la muerte de Néstor, todo lo contrario sino que remarco tu aparente contradicción con el posteo de hoy.
            Seguí pensando que Cristina no tiene nada que ver. ¿Quién es el piñón fijo en este punto que tan livianamente me endilgás a mí y a los que no compartimos tu opinión?
            Negar la influencia de los líderes, para bien o para mal, en una sociedad como la Argentina es desconocer como ésta funciona.
            Una sociedad que en un 40% vota por amor o por odio, por simpatía, o antipatía. Que para votar privilegia si es soberbia, si es admonitoria, si habla mucho por cadena nacional, si se compra carteras Louis Vouiton, si es una chorra, si es dueña de media Patagonia, etc., etc. sin hacer el menor análisis del proyecto que representa y las consecuencias del mismo en su bienestar es una sociedad que vota figuras y marketing político. Que vota a una María Eugenia Vidal porque tiene cara de buena y “me gusta la piba” o a Macri “porque ya es rico y no necesita robar” y “tienen buena onda”, “quiero un cambio” sin tampoco ver qué hay detrás de esas figuras.
            En esta sociedad decir que Cristina y su figura no tienen nada que ver es un poco obtuso.
            Le estás errando al vizcachazo simplemente por desvalorizar a Cristina.
            Fea la actitud.

          4. ¿En dónde he dicho que Cristina no tuvo nada que ver? Por favor!! Lo que sí dije desde el primer momento, y fui uno de lo pocos, es que la muerte de Néstor tuvo mucha incidencia en el 54 %. He sido uno de los defensores de Cristina más aguerridos, es muy injusto que lo desconozcas (salvo que me leas hace poco tiempo)

          5. Gerardo,

            Te pido que releas tu respuesta a mi comentario que posteaste ayer a la 1:17 pm.
            “Que se ganó pese a tener los medios en contra es algo que me he cansado de escribir y en eso no tiene nada que ver Cristina”
            Ahora decís que nunca dijiste lo que dijiste.
            Te repito ¿quién ganó? Ganó Cristina.
            El “se ganó” es como que ganó todo el resto sin que su figura fuera determinante.
            También lo has dicho “he sido un defensor acérrimo de Cristina”.
            Muy bien dicho “has sido”. Ahora te jugás por Randazzo y me parece valioso que lo hayas explicitado. Pero en ese jugarte por Randazzo y la gente que lo acompaña no perdés oportunidad para bajarle el precio a Cristina.
            Como diría un ya fallecido comentarista deportivo “por lo menos así lo veo yo”
            Gachi

            PD: no te leo desde hace poco.

          6. A ver: Cuando digo “Que se ganó pese a tener los medios en contra es algo que me he cansado de escribir y en eso no tiene nada que ver Cristina” es obvio que Cristina tuvo que ver. Se necesita mucha pero mucha mala fe para entender de manera retorcida como lo haces tú. Y es cierto que “se ganó”, se ganó en el país en las provincias, en municipios, se arrasó.
            Cuidado con la textualidad, causa estragos

  4. TAMBIEN TENGAMOS EN CUENTA QUE LAS PRIMERAS OPERACIONES DE PRENSA NO TENIAN EL NIVEL DE LAS ULTIMAS (MUERTE DE UN FISCAL Y NARCOTRAFICO) . ESTO PESA MUCHO SOBRE TODO EN UNA SOCIEDAD DONDE MAS DEL SESENTA POR CIENTO DE LA POBLACION SE ACUERDA DE LA POLITICA UN PAR DE MESES ANTES DE LAS ELECCIONES, TE DAS CUENTA CUANDO DISCUTIS CON ALGUIEN Y TE REPITE LO QUE LE DICE CLARIN SIN ANALIZAR NI SIQUIERA CUESTIONES OBVIAS. LAMENTABLEMENTE TENIA RAZON MALCOLM X: “TEN CUIDADO CON LOS MEDIOS DE COMUNICACION PORQUE TERMINARAS ODIANDO AL OPRIMIDO”.

  5. Vos crees que no fue fundamental el blindaje a macri para ganar? Crees que establlishment iba a poner toda la carne al asador con binner o alfonsin hijo en 2011? La derecha sabe que a la larga la gana, son como la tortura de la gota en la cabeza… las primeras no te hacen nada pero al final te vuelven loco… fue los hicieron con muchos.

  6. Creo que los medios masivos de comunicación tienen una influencia decisiva en el sistema imperante, que es la creación de sentido común. Lo que a mi entender matiza esto es que no todas las nociones instaladas por los medios tienen el mismo peso en todo momento, sino que varían de acuerdo a las circunstancias del individuo.
    Citando el texto, “Los gobiernos instalan al llegar algunas nociones que con el paso del tiempo parecen transformarse en verdades irrefutables. El caso más típico en estos días es algo que se escucha desde las usinas del oficialismo político/mediático y que podríamos sintetizar así: ‘Ahora se escuchan todas las voces’”, postulo que eso no va a pesar de la misma manera en alguien que vive sin sobresaltos que en alguien que tiene problemas para alimentar a sus hijos.
    No difiere mucho esto que digo de lo que entiendo que plantea Gerardo, aunque probablemente valoremos en distinta medida el impacto mediático sobre aquellos que mejoraron su situación durante los años K, porque creo que uno de los sentidos comunes instalados es que la mejora de la situación personal es exclusivo mérito propio.

    1. Los medios tienen influencia, qué duda cabe. MI planteo es que esa influencia puede ser alterada desde la política. La victoria de 2011 lo explica, y lo hace con dos elementos: la candidatura de CFK, que venía de desarrollar los dos mejores años de su gestión (2009 a 2011) y la endeblez opositora que no logró articular una candidatura como la gente.

  7. Bueno, está bien, los medios no inciden en una elección, la gente vota “libremente” y no lo que le cuentan, pero en este lindo país los benditos medios no le dijeron a nadie cómo votar, no, apenas sí los estafaron ya que, no había tanto problema con el kirchnerismo (si “todo lo bueno se va a mantener”), el problema eran la cartera, la cadena nacional, el “cepo” (mismos medios que ante un año y medio de dólar clavado y timba loca no dicen ni mu), la soberbia y el fiscal gatero más el consabido cóctel de mentiras y distorsiones (hasta vendían un macri “peronista” – ¿quieren mayor estafa que ésa?)….. a nadie le dijeron cómo votar, apenas le pudrieron la cabeza para que vote contra sus propios intereses y de “cambiar lo malo” pasaron sin escalas a la actual porquería.
    Claro, ninguna incidencia, apenitas una estafa monumental y en pleno desarrollo, ahora con forma de “debate interno”, ¿Qué vas a debatir?, cómo hizo pérsico para ganar la guerra de la independencia a la tiranía del yilé?

  8. Lo que recuerdo del bombardeo mediático antes del 2011, si mal no lo hago, es que no se atacaba directamente a Cristina por delitos. Al día siguiente de esas elecciones o durante la semana siguiente, inmediatamente se acusó a Cristina en persona de delitos de corrupción y al vicepresidente Boudou, campaña que duró todo el período presidencial.

    Para mi el objetivo de la campaña mediática en contra antes del 2011 era distinto en intensidad y fines comparando con la que vino después. Y eso se relacionaba con cuestiones más de fondo que tenían que ver con el agotamiento de la etapa “recuperatoria” (purgatorio) de Néstor y Cristina (primer mandato) y el advenimiento de una etapa muchísimo más difícil en el sentido que, agotado el colchón devaluatorio de 2002 que redujo los costos en U$S una barbaridad y los salarios reales, había que generar excedentes reales sin perjudicar a los asalariados y a las clases populares en general. Esta etapa es la que le tocó a Cristina a partir del 2011.

    Pero qué pasó?. Pasó que, obturado por CFK el camino de relanzar un crecimiento de la economía sin generar redistribuciones regresivas del ingreso, sin caídas del empleo y del salario real (“los Nros. deben cerrar con la gente adentro”), más las medidas regulatorias del tipo de cambio, el BCRA, el comercio exterior, etc., todo ello alarmó al establishment porque vio con claridad que, por ese camino, en lugar de ajustar al pueblo ellos iban a ser los ajustados.

    El último mandato de Cristina fue económicamente poco brillante, justamente porque decidió priorizar la justicia social y no arreglar los nros. macro a costa de ésta.

    Es sabido por la histroria que los ataques del establishment se intensifican no por los errores puntuales que puedan cometer los gobiernos a los que atacan sino por el gran acierto estratégico de elegir el camino que beneficia a las grandes mayorías populares.

  9. No sólo influyen, actúan directamente sobre el terreno
    O nos olvidamos que jorge lanata, en nombre de no sé
    que extraña forma de periodismo independiente se
    ocupó en persona de reclutar fiscales para la oposición

Leave a Reply