A Macri se le está yendo la mano

Hay una idea dando vueltas según la cual el kirchnerismo acaba de descubrir la república recién ahora, cuando la voluntad popular lo colocó en la oposición. A ver: es cierto que cuando se está en el gobierno hay una tendencia a tensar la cuerda de lo institucional y que cuando se es oposición se le da mucha más importancia a las formalidades, la historia política de nuestro país y el mundo lo ratifica. Pero me parece que en las actuales circunstancias le erraríamos al análisis si nos limitamos a suponer que el problema es que el kirchnerismo abraza las formalidades recién ahora que es oposición. En realidad, los manotazos que ha dado Macri en una semana de gobierno no reconocen parangón en la gestión de Cristina y Néstor. La 125 se la sometió al parlamento, y se la derogó cuando fue derrotada; En torno a la ley de medios, todo el accionar estuvo sujeto al funcionamiento parlamentario y luego judicial, respetando cada paso como marca la ley; la procuradora Gils Carbó fue propuesta al senado y avalada por una abrumadora mayoría, incluyendo a la segunda bancada de la UCR. En cuanto a los reemplazos en la corte, el gobierno de Cristina fue respetuoso de la decisión de los bloques opositores de no tratar ningún pliego hasta que hubiera un nuevo gobierno.

Al kirchnerismo se le podrá cuestionar un manejo un tanto torpe de la mayoría parlamentaria. A veces es más inteligente buscar acuerdos que evitar llegar a levantar la mano. La ley para los trabajadores en casas de familia, que se aprobó por unanimidad, lo demuestra. Pero aunque se considerara válida esta crítica, no se sale ni un ápice de la legalidad: Si la fuerza mayoritaria en lugar de buscar votos afuera se cierra en levantar la mano, es algo absolutamente lícito aunque le genere costo político, pero bajo ningún aspecto se le podrá achacar a Cristina haberse llevado puestas las normas como lo está haciendo Macri.

No es que el kirchnerismo haya descubierto la república ahora, sino que hay un gobierno que en lugar de llamar a extraordinarias para cubrir de urgencia las vacancias en la corte suprema, nombra cortesanos por decreto y que en lugar de someter al parlamento las reformas de las leyes, las modifica por decreto porque no se aviene a construir mayoría en el Congreso. También es verdad que si tiene minoría marcada en el senado, al fin y al cabo es por una decisión soberana del electorado y que no por ello deberá evitar al parlamento legislando por decreto como si fuera un rey. Deberá sí atenerse a ese estado de cosas, así como el kirchnerismo se avino a soportar un poder judicial que le boicoteó buena parte de sus políticas.

Con la misma convicción con que afirmamos que si el resultado del ballottage hubiera sido igual, pero favoreciendo a Scioli, Cambiemos y sus aliados estaban dispuestos a incendiar el país, decimos que ni aún en sus peores pesadillas autoritarias, el kirchnerismo se habría animado a embestir contra las instituciones como lo está haciendo Macri.

Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Me parece que, como viene la mano, el “tema del verano” va a ser Bersuit Vergarabat con SE VIENE EL ESTALLIDO.
    En cuanto los mamertos que pedían un cambio sientan que perdieron los aumentos de jubilaciones, las paritarias y la canasta basica duplique el precio, no va a haber blindaje mediático que frene el descontento de los “defraudados”.
    Nosotros sabíamos que esto iba a pasar y estamos indignados, pero ellos esperaban otra cosa y creo que no van a reaccionar tan democraticamente como lo estamos haciendo los kirchneristas.

  2. La mega devaluacion del 20% (¿) le da mucho aire al dictador (¿) para seguir silenciando voces, como la de FM Identidad. Ah, no. Epa.

Leave a Reply