108 años del natalicio de Alende

A propósito del cumpleaños del Bisonte recordé un post escrito hace tiempo donde hay una revisión crítica de la experiencia del Partido Intransigente, que marcó a fuego a quienes hicimos nuestra primera experiencia política en esa fuerza. Creo que el PI incurrió involuntariamente en un equívoco analítico que de alguna manera estaría emparentado con muchos debates del presente. Me refiero a esa mirada que ve al Partido Justicialista como una cáscara absolutamente vacía de contenido, algo que desde hace años se sigue repitiendo mientras la historia se encarga de desmentirlo.

“La idea madre del PI, que doctrinariamente se plasmó en el documento de la Convención Nacional de 1975 titulado “Aportes para el proyecto Nacional” partía de la base de que los dos movimientos populares del siglo pasado (Yrigoyenismo y peronismo) habían cumplido su etapa histórica y que por lo tanto se imponía un tercer movimiento que recogiera las mejores experiencias de ambas experiencias históricas. Por supuesto que esa lectura era absolutamente errónea puesto que el peronismo demostró que estaba más vivo que nunca. Pero además, lo grave de ese análisis del PI era su fuerte desliz elitista cuando planteaba la necesaria unión entre el ese partido y lo que denominaba “el pueblo peronista”, entendiendo por tal a una masa de hombres y mujeres sin línea y sin conducción. La vieja noción del iluminado que le pone proyecto y conducción a la monada. Esto se puso de manifiesto con crueldad en 1987, cuando la renovación con Cafiero a la cabeza mostró la más plena disposición a incluir al PI en un frente electoral con vistas a ganar la provincia y en la Convención de Lanús triunfó el por entonces denominado “alternativismo”, que se tradujo en el rechazo del frente con Cafiero y decretó el temprano fin del sentido histórico del PI.

Cuando el “peronismo pueblo” vino con su dirigencia a proponerle caminar juntos, surgió el gorilismo que lo pudrió todo. Luego, hicimos el frente en 1989 pero ya eramos una expresión políticamente insignificante y Don oscar terminó encabezando la lista del FREJUPO pero ya nada tenía sentido.”

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someone

Artículos Relacionados

  1. Coincido totalmente. Yo por ese entonces integraba el Comité Provincia del PI como Secretario de Asuntos Agrarios. Fue la ultima oportunidad que se nos presentó de crecer como alternativa Nacional y Popular. Y nos quedamos en ser una fuerza testimonial.

Leave a Reply